El gobierno de Israel logró este lunes aprobar un nuevo presupuesto estatal nacional. De obtener más de la mitad de los votos del parlamento, será el primer presupuesto bianual efectivo desde 2018. Si no se aprueba habrán nuevas elecciones parlamentarias.

El gabinete de ministros del gobierno israelí aprobó internamente el lunes un presupuesto estatal nacional, que de aprobarse por el Parlamento (Knéset), será el primero desde 2018 y regirá hasta 2022, incluido. La larga crisis política impidió aprobar un presupuesto en los últimos años, lo que provocó la celebración de cuatro elecciones en los últimos tres años.

Según el nuevo primer ministro Naftali Bennett, el nuevo presupuesto incluye una fuerte inversión en defensa, alta tecnología y educación, con aumentos en medio ambiente y transporte público para contentar al sector izquierdista de la coalición.

El Ministerio de Finanzas reveló que en total el presupuesto total para 2021 será de 432.500 millones de shekels, un equivalente a 134.000 millones de dólares, mientras que en 2022 aumentará en 20.000 millones de shekels.

En las próximas semanas, el nuevo presupuesto será sometido a votación, donde debe obtener más de la mitad de los votos positivos de los parlamentarios, 61 de los 120. La disputa será muy reñida ya que si no se aprueba la Knesset se disolverá y se convocarán automáticamente nuevas elecciones en 90 días, y se darán las quintas elecciones en cuatro años.

“Después de más de tres años sin presupuesto, ¡El gobierno aprobó el presupuesto estatal! Finalmente, el país vuelve a encaminarse, habrá un presupuesto para salud, seguridad, educación, bienestar, transporte, habrá un presupuesto que se invertirá en los ciudadanos del país. Gracias a mis socios gubernamentales que han demostrado responsabilidad y determinación y trabajan juntos por un objetivo común, para el futuro de los ciudadanos del país“, publicó Yair Lapid, Ministro de Relaciones Exteriores y Primer Ministro de Rotación.

La actual y frágil alianza de gobierno compuesta por partidos desde la izquierda y la derecha y con apoyo externo de un partido islamista moderado (Ra’am), fue formada solo con el objetivo de sacar al histórico líder derechista Benjamín Netanyahu del poder, objetivo que consiguieron con lo justo ya que cuentan con 61 parlamentarios.

Por esto, en caso de que dos parlamentarios del oficialismo voten contra el presupuesto, y todos los opositores del gobierno también lo hagan, habrán nuevas elecciones ya que la votación será 59 en favor del presupuesto y 61 en contra.

También le recomendamos: Los esfuerzos de Mel Gibson por rescatar a Britney Spears de la oscuridad de Hollywood (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

El ex primer ministro Netanyahu fue el primero en criticar el presupuesto tras su aprobación interna, ya que afirma que en este se incluirán subas de impuestos, mientras que durante su gobierno estos fueron reducidos fuertemente. De todas formas, también se espera que en el presupuesto hayan recortes de regulaciones y de otros impuestos, para compensar y que no haya un aumento de la tasa impositiva neta.

De todos modos, el presupuesto también incluye aumentos de financiación para los asentamientos israelíes en Judea y Samaria, algo que Netanyahu no logró hacer en los últimos años y que sorprendentemente logró Bennett, que tuvo que convencer al árabe Mansour Abbas, quién a su vez instará a sus parlamentarios de Ra’am a votar a favor.

Fuente: Derechadiario.com.ar

Temas:

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.