La UNRWA volvió a los altos niveles de financiamiento que gozó durante el gobierno de Obama. A pesar de los múltiples escándalos por extremismo islámico, antisemitismo y anticristianismo, Biden ya les envió 150 millones de dólares, y ahora otros 99 millones.

El gobierno de Joe Biden ha dado un giro total en su política de financiación al conflicto Israel-Palestino. Tras bloquear la venta de misiles al gobierno israelí en el Congreso, la administración demócrata puso foco en aumentar las donaciones “humanitarias” a los palestinos.

Tras una donación de 150 millones de dólares en abril del año pasado por parte del gobierno estadounidense, ahora la UNRWA (Organizaciones de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina) recibirá 99 millones adicionales.

La decisión anunciada la semana pasada por el Buró de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado norteamericano tiene como objetivo “proveer educación, salud y un respaldo de emergencia a cientos de miles de niños palestinos y sus familias durante un tiempo de necesidad”.

Sin embargo, en los últimos tiempos la agencia se vio involucrada en más noticias por escándalos que por buenos resultados, ya que se encontraron casos de profesores de las escuelas palestinas de la UNRWA con posteos en redes sociales incitando al yihadismo y el extremismo islámico y llamando a ataques contra cristianos y judíos en Occidente, con Europa como objetivo principal.

No solo los profesores y funcionarios de la UNRWA fueron descubiertos promoviendo la violencia, sino que en los propios libros de texto que dan para alumnos y estudiantes se pueden leer múltiples líbelos anti-judíos que promueven el terrorismo.

Las ayudas a la UNRWA habían sido congeladas en 2018 por el ex presidente Donald Trump, que contó con el respaldo total del por ese entonces primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, para recortar las ayudas “humanitarias” a Palestina, luego de que múltiples reportes demostraran que ese dinero terminaba en manos de grupos terroristas.

En abril del 2020, cuando Biden decidió volver a proveer de donaciones a la UNRWA, Netanyahu aún se encontraba en el poder y criticó duramente la decisión, tratando de bloquearla, pero sin éxito.

Ahora, bajo gobierno de Naftali Bennett, que a pesar de ser de derecha sionista está en coalición con partidos de izquierda, ningún funcionario israelí criticó la medida de Biden y agacharon la cabeza contra la peligrosa medida estadounidense.

Fuente: Derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.