En los últimos años las relaciones entre la dictadura de Nicolás Maduro y el gobierno turco se han incrementado de manera desproporcional, llegando a ejercer un rol primordial en la política chavista y su principal vía de financiación.

Desde una alianza para evadir sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea, hasta la firma de acuerdos en materia energética y otros sectores de la economía; las relaciones entre Venezuela y Turquía se han afianzado mucho en los últimos años

Con el debilitamiento de las relaciones de Turquía con los países europeos y la toma del poder del dictador Recep Tayyip Erdogan en 2016, el país euroasiático decidió fortalecer los lazos con el régimen socialista de Nicolás Maduro

Desde ese mismo año, el país empezó a ofrecer vuelos directos desde Estambul a Caracas, con el objetivo de integrar a los dos países, que comenzarían una fuerte relación comercial, turística y económicas

Un año más tarde, en 2017, el dictador venezolano visitó Turquía, en donde las relaciones pasaron a un nuevo nivel, con la firma de acuerdos en cinco áreas “estratégicas”. 

Le recomendamos: Lo que NO TE CONTARON del DIVORCIO de BILL GATES

Ad will display in 09 seconds

Desde entonces, Turquía ha sido una pieza clave para ayudar al régimen chavista a sobrellevar los conflictos políticos, tanto locales como internacionales. Un ejemplo de ello es su actuación como “mediador” entre el régimen chavista y los “opositores” Henrique Capriles, Stalin González en 2020, para conseguir apoyo y legitimar los fraudulentos comicios parlamentarios de ese año. 

Además, el régimen turco ha sido fundamental para atraer inversiones a Venezuela, en medio de la insuperable crisis económica, a través de la apertura de una nueva sucursal de una asociación de negocios de ese país en 2018, que facilitaría a empresas turcas la posibilidad de invertir en el país bajo “un mejor clima de inversión

Vamos a cubrir la mayoría de las necesidades de Venezuela, tenemos esa fuerza, tenemos esa oportunidad. Queremos fortalecer el proceso que hemos empezado en Estambul, en inversiones, en energía, en minería (…) tenemos muchísimo potencial de colaborar en todos estos campos de negocios”, expresó Erdogan durante su visita a Caracas en diciembre del 2018.

Las relaciones trascienden hasta el ámbito criminal, en donde el régimen chavista ha permitido a Turquía la extracción de oro de manera ilegal, a cambio de alimentos, medicinas y otros productos, y evadir las sanciones impuestas por los Estados Unidos. 

El gobierno de Donald Trump, a través del Departamento del Tesoro, advirtió en varias ocasiones que Venezuela recurre de manera creciente al comercio de oro sin control medioambiental, con trabajadores en situación de esclavitud, para financiar las redes de corrupción que sostienen a la dictadura chavista

Este mecanismo de corrupción genera cuantiosas ganancias personales a individuos dentro de los gobiernos turco y venezolano, por lo que ha sido de vital importancia el apoyo de Turquía a este esquema, tras el abandono del régimen a la estatal petrolera PDVSA, que cada año registra un aumento de pérdidas económicas y cada vez produce menos.

Además, se ha recurrido al apoyo de grupos terroristas, como el Ejército de Liberación Nacional (ELN), quien controla el comercio ilícito de este mineral, y actúa una especie de brazo armado de la dictadura en el Arco Minero del Orinoco, en el estado Bolívar. 

Otro actor clave en este esquema de corrupción es el empresario y testaferro de Nicolás Maduro, Álex Saab, quien actualmente se encuentra detenido en la isla africana de Cabo Verde, y se encuentra a la espera de su extradición a Estados Unidos. 

El sistema de oro por alimentos es un esquema multinacional y de muchas empresas destinado a oscurecer el flujo de dinero y bienes. El oro se envía a Turquía y se convierte en efectivo, que paga los alimentos. Antes de que se envíe a Venezuela, su valor se infla, lo que permite a los involucrados en el esquema sacar dinero de las transacciones”, afirmó a Bloomberg el político venezolano, Carlos Alberto Paparoni.

ORO PARA LA COMIDA: TRANSPORTE AÉREO A TURQUÍA (Center for a secure free society)

 

Fuente: derechadiario.com.ar