Redacción BLes– Luego de que Hunter Biden fuera perseguido por sospechas de corrupción desde la vicepresidencia de su padre, Joe Biden, actual candidato demócrata presidencial, se revelaron documentos que podrían convertirse en pruebas en su contra.

El New York Post reveló el 14 de octubre, la existencia de la comprometedora información, hallada en un computador portátil abandonada en un taller de reparaciones, y otro de sus artículos detalla los negocios de Hunter con una gran empresa china. 

Entre los miles de correos hallados, uno de ellos dice que el negocio que trata en ese momento resulta “interesante para mí [Hunter] y para mi familia”.

En otro de los correos electrónicos, Hunter se refería a los “paquetes de remuneración” para seis personas involucradas en una alianza empresarial no especificada, siempre teniendo como destinatarios a los directores del conglomerado energético China Energy Co.(CEFC), con sede en Shanghai, vinculado al Partido Comunista de China (PCCh).

En general las condiciones resultan muy favorables para Hunter Biden, porque aparentemente obtendría el 20% del capital, menciona un salario de “850”, sin más explicaciones y otros acuerdos administrativos. 

También se mencionan las participaciones del 10, para alguien designado como “Jim”, y otros 10 para el enigmático “gran tipo”, que genera la inquietud de si se referirá a la participación, en clave, de Joe Biden. 

Estas sospechas se basan en el hecho de que Hunter expresa en una carta a su hija, Naomi Biden, que él ha pagado los gastos de la familia durante muchos años, y espera que otros lo sigan haciendo, pero que no cobrará el 50% sobre los ingresos, como lo hacía su padre.

Es de recordar que Hunter inició sus grandes negocios con empresas internacionales acompañando a su padre en los viajes que este hacía a otros países, en cumplimiento de sus funciones como vicepresidente de EE. UU.

Por otro lado, aunque el padre dijo no haberse vinculado con los negocios de su hijo, en el portatil abandonado se encontraron correos en los que Hunter hace arreglos para que su padre se entreviste con los socios del extranjero, lo que desmentiría la versión inicial de Joe Biden.  

Luego, en negociaciones del 2017 con la misma CEFC, Hunter sigue obteniendo otras ventajosas relaciones comerciales. 

“El presidente cambió ese acuerdo, después de que me fui de MIAMI, a un arreglo mucho más duradero y lujoso para crear una compañía de holding con un 50% de propiedad mía y un 50% de propiedad suya”, escribió Biden.

Luego, en septiembre de 2017, 100.000 dólares de las tarjetas de crédito emitidas contra la cuenta de la empresa Hudson West III, fueron gastados por Hunter, su tío James Biden y la esposa de James, Sara Biden, reportó New York Post. 

Las repercusiones que genere este torrente de información comprometedora, con más de 40.000 correos entre ella, son impredecibles, y la campaña Biden no ha dado importancia al asunto, aunque tampoco la ha desautorizado. 

Curiosamente, el abogado de Hunter Biden contactó al reparador de computadoras que encontró el polémico material, y pidió que le devolvieran el disco duro de la computadora, según versión del abogado y exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, en el podcast de Steven Crowder, el 15 de octubre, según American Greatness del 16 de octubre.

Jose Hermosa – BLes.com