Redacción BLesEl director de inteligencia nacional de los Estados Unidos, John Ratcliffe, dijo en una entrevista con Fox News que las noticias sobre la corrupción que involucra a Hunter Biden y su padre, el candidato a presidente del partido demócrata, Joe Biden, no son parte de una campaña de desinformación rusa, una idea que un congresista demócrata está intentando empujar para desviar la atención de la severidad de la denuncia.

Este miércoles pasado el reconocido periódico de la Gran Manzana, el New York Post, publicó una noticia explosiva en la que involucra al hijo de Joe Biden y a él mismo en una serie de escándalos de corrupción que bien le podrían costar las elecciones al candidato demócrata. 

Adam Schiff, el congresista demócrata y presidente del comité de inteligencia, famoso por haber sido el que llevó adelante el fallido intento de juicio político contra el presidente Trump, habló en la cadena CNN con respecto a la historia del New York Post.

“Sabemos que toda esta difamación de Joe Biden viene del Kremlin”, dijo Schiff en la CNN. “Eso ha quedado claro desde hace más de un año que han estado impulsando esta falsa narrativa sobre este vicepresidente y su hijo.”

El director de inteligencia nacional criticó los dichos de Schiff por intentar politizar el caso de corrupción de los Biden y negó que haya algún tipo de inteligencia que respalde la teoría del congresista demócrata al respecto.

“Déjeme ser claro: La comunidad de inteligencia no cree eso porque no hay ninguna inteligencia que lo respalde”, dijo Ratcliffe. “No hemos compartido ninguna inteligencia con el presidente Adam Schiff o cualquier otro miembro del Congreso de que la laptop de Hunter Biden es parte de alguna campaña de desinformación rusa.”

Según la historia publicada por el New York Post, la laptop personal de Hunter fue llevada a una tienda de reparación en Delaware pero nunca más la fueron a retirar. El dueño de la tienda entregó una copia del disco duro de dicha laptop a Rudy Giuliani, asesor de Trump, quien habría filtrado algunos de los emails al New York Post.

En dichos emails quedan evidenciados negocios entre firmas estatales chinas, la compañía de gas ucraniana Burisma y Hunter Biden, quien presuntamente usó la posición oficial de su padre para lucrar con estos negociados. Además, también se encontraron fotos comprometedoras del hijo de Biden consumiendo drogas, etc.

El escándalo de corrupción de los Biden no es algo nuevo. Uno de los falsos argumentos con los que los demócratas quisieron hacer juicio político a Trump, fue que el presidente estando en función, solicitó una investigación sobre Joe Biden por un potencial caso de fraude en Ucrania durante su desempeño como vicepresidente.

Los demócratas acusaron a Trump de intentar abusar de su poder al investigar a un rival político. No obstante, del intento de juicio político contra Trump, se supo que Hunter Biden fue parte del directorio de la compañía de gas Burisma de Ucrania, cobrando un sueldo millonario en una posición que ganó por las conexiones de su padre, el entonces vicepresidente de los Estados Unidos.

Trump tenía razón, Joe Biden es corrupto.

La noticia lastimó la campaña de Biden notablemente y tanto Facebook como Twitter, han intentado todo censurando la noticia y bloqueando las cuentas de los usuarios que la compartieron, incluso la cuenta de la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany. 

Esta decisión una vez más deja expuesta la inclinación política de Silicon Valley o, quizás por qué no, su intento de interferir con las elecciones a favor del partido demócrata.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com