Redacción BLes– Bulgaria, Macedonia del Norte y Kosovo se acaban de unir al proyecto “Red Limpia” impulsado por la Administración Trump. La iniciativa, que ya cuenta con la adhesión de decenas de naciones, podría representar un golpe letal a la compañía china de telecomunicaciones, Huawei.

“Con la triple firma de los MOU [siglas en inglés de “Memorándum de entendimiento”] de seguridad 5G, Bulgaria, Macedonia del Norte y Kosovo se han unido a Red Limpia”, comunicó el 27 de octubre el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

“Esta creciente coalición de países limpios y empresas limpias también incluye a 27 estados de la OTAN, 25 de la UE y 11 de los Tres Mares, así como a muchas de las principales empresas del mundo”, afirmó el alto funcionario a través de Twitter.

La iniciativa “Red Limpia” fue lanzada por el Gobierno de Estados Unidos en agosto de 2020 para “salvaguardar los activos de la nación, incluida la privacidad de los ciudadanos y la información más sensible de las empresas, de intrusiones agresivas de actores malignos, como el Partido Comunista Chino”.

De acuerdo al Departamento de Estado, Red Limpia aborda “la amenaza a largo plazo a la privacidad de los datos, la seguridad, los derechos humanos y la colaboración basada en principios que plantean al mundo libre los actores malignos autoritarios”.

“Se basa en estándares de confianza digital aceptados internacionalmente. Representa la ejecución de una estrategia duradera de varios años, de todo el gobierno, construida sobre una coalición de socios confiables y basada en la tecnología y la economía de los mercados globales que cambian rápidamente”, explica un comunicado del departamento liderado por Pompeo.

Si bien algunos países que han firmado el MOU no han mencionado directamente a Huawei, se estima que la adhesión a esta iniciativa permitirá encarar procesos de licitaciones de redes 5G sin la participación de la compañía china.

De hecho, varias naciones europeas ya han prohibido a la empresa de telecomunicaciones en las redes 5G de sus territorios argumentando que representa un riesgo para la seguridad nacional.

Suecia no solo avanzó en este sentido sino que dejó en claro que tampoco permitirá el uso de equipos de la empresa china ZTE y que la infraestructura ya instalada de ambas compañías deberá ser retirada antes del 1° de enero de 2025.

“La influencia del Estado de partido único sobre el sector privado del país implica fuertes presiones para que las empresas actúen de acuerdo con los objetivos estatales y las estrategias nacionales del Partido Comunista Chino”, afirmó la Autoridad Sueca de Telecomunicaciones a la hora de justificar su veto a los proveedores chinos, añadiendo que en dicho contexto las fuerzas de seguridad de Suecia consideran que el Estado y el servicio de inteligencia chino “pueden influir y ejercer presión” sobre Huawei y ZTE.

Con esta medida, Estocolmo se sumó a otros países europeos -además de naciones como Australia o Japón- que prohibieron la instalación de equipos de Huawei, la compañía acusada de tener estrechos vínculos con el Ejército Popular de Liberación del régimen comunista chino.

En Francia, el fabricante de equipos chino no estará sujeto a una prohibición total del mercado del internet móvil 5G pero los operadores que ya utilizan Huawei tendrán autorizaciones de operación limitadas a ocho años.

Asimismo, este mes se dio a conocer que las empresas Orange y Proximus, prescindiendo de Huawei, eligieron a Nokia para que les aporte los equipos e infraestructura necesarios para construir redes de 5G en Bélgica.

En el caso de Italia, si bien aún no ha prohibido Huawei -y de hecho se ha adherido el año pasado a la iniciativa llamada Una Franja, Una Ruta-, su principal operador de telecomunicaciones ha decidido no utilizar el equipo 5G de la empresa china.

A principios de septiembre, el director general de Telecom Italia, Luigi Guibitosi, dijo que no habría problemas para desarrollar el 5G incluso si se prohibiera Huawei, explicando que el principal socio de la empresa es la sueca Ericsson, de acuerdo a un informe de South China Morning Post (SCMP).

Si bien Alemania no ha prohibido la participación de Huawei, según el SCMP, Berlín está tratando de introducir nuevas reglas para garantizar la seguridad de las redes 5G que equivaldrían a una exclusión de facto de la compañía china.

Por su parte, el Comité de Defensa Nacional del Parlamento británico afirmó este mes que hay pruebas claras de que la compañía presidida por Ren Zhengfei está en connivencia con el régimen comunista chino e instó al Gobierno de Boris Johnson a retirar todos los equipos de la empresa de telecomunicaciones para 2025.

En julio, el primer ministro había ordenado que Huawei saliera de las redes 5G de Gran Bretaña para 2027. Sin embargo, el comité de defensa dijo que la depuración debería realizarse dos años antes, incluso si tal acción implica una recompensa para los operadores actuales.

“Occidente debe unirse urgentemente para habilitar un contrapeso al dominio tecnológico de China”, explicó el presidente del Comité, Tobias Ellwood.

Miguel Díaz – BLes.com