Redacción BLesEl Comité Olímpico Internacional (COI) no presionará a China, al anfitrión de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 por su historial de derechos humanos, así lo indicó el miércoles 13 de octubre, un miembro de alto rango del Comité.

John Coates, vicepresidente del COI, rechazó las sugerencias y llamamientos de los grupos de derechos humanos y de autoridades de EE. UU., sobre que China debería ser cuestionada por las graves persecuciones que comete contra las minorías étnicas y religiosas.

Además instan a que el COI posponga los juegos de 2022 y cambie la sede del evento, a menos que el régimen comunista chino detenga lo que se considera un genocidio contra estos grupos minoritarios.

Sin embargo, acorde a lo que informó el medio australiano ABC News, cuando se le preguntó a Coates sobre esto en una conferencia de prensa dijo, que si bien “el COI pone un gran énfasis en los derechos humanos”, el organismo no tiene mandato para actuar.

“Sé que es una parte muy importante de los principios fundamentales del Olimpismo, los principios fundamentales establecidos en la carta olímpica”, agregó.

“El mandato del COI es garantizar que no haya abusos de derechos humanos con respecto a la conducción de los Juegos dentro de los comités olímpicos nacionales o dentro del movimiento olímpico”.

“No tenemos la capacidad de ir a un país y decirles qué hacer. Todo lo que podemos hacer es otorgar los Juegos Olímpicos a un país, bajo las condiciones establecidas en un contrato de anfitrión … y luego asegurarnos de que se cumplan”, argumentó Coates a los periodistas en el Club Nacional de Prensa de Australia.

Pero en base a estas declaraciones, se le cuestionó por qué el COI entonces intervino en Afganistán, donde los Juegos no se estaban celebrando, ya que según contó la misma institución, ayudaron a unos 100 miembros de la “comunidad olímpica” en Afganistán a salir del país con visas humanitarias después de que los talibanes tomaron el control.

A esto, el funcionario del Comité Olímpico contestó: “El trabajo que está haciendo el COI es proteger a los atletas olímpicos y aquellos involucrados en los momentos olímpicos … aquellos que componen las federaciones deportivas en Afganistán”.

“Eso está dentro de nuestro ámbito. Las situaciones a las que se ha referido, las humanitarias en China, no están dentro de nuestro ámbito”.

Entre tanto, como es costumbre, Beijing niega todas las acusaciones de genocidio en su contra, y ha acusado a los políticos estadounidenses de “politizar los deportes” y de difamar a China.

Los grupos de derechos humanos e investigadores independientes han sugerido que al menos un millón de uigures y miembros de otras minorías, entre ellos practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa, están siendo brutalmente perseguidos y encarcelados.

La mayoría es usada para trabajo forzado, y según informes, a muchos les extraen los órganos en vida para mantener el macabro negocio millonario del régimen chino, la venta de órganos

Jules Boykoff, un ex atleta olímpico, y profesor de ciencias políticas en la Universidad del Pacífico en los EE. UU., le dijo al medio de oriente, Al Jazeera, que las declaraciones de Coates el miércoles dan cuenta de la doble vara con la que el COI mide el comportamiento ético.

“Por un lado, es la entidad todopoderosa la que puede elegir dónde colocar los juegos. Por otro lado, actúa como si no pudiera hacer nada”, dijo el ex atleta, asegurando que la razón de esto es el dinero. “Necesitan mantener ese dinero fluyendo hacia las arcas olímpicas”, sentenció Boykoff.

Vanesa Catanzaro – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.