Redacción BLes– Según un reporte de Breitbart, en medio de una investigación de la OMS en busca del origen del virus en China, el Global Times, uno de los medios propagandísticos del régimen comunista chino, publicó un informe insinuando que el virus PCCh se originó de productos alimenticios congelados del extranjero.

El pasado 14 de enero, un equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) arribó a China para investigar el origen del virus chino, enfocando su atención principalmente en el mercado de mariscos de Huanan, señalado por algunos como el origen del virus debido a las insalubres prácticas de vender animales salvajes “frescos” para consumo humano.

No obstante, el gobierno chino admitió en mayo de 2020 que destruyó todas las muestras iniciales del virus y desinfectó el supuesto origen del virus, por ello resulta extraño que la OMS se haya embarcado en tal misión, o poniéndolo en términos más duros, pareciera otra maniobra de propaganda política del PCCh con la ayuda de la corrupta organización de las Naciones Unidas.

Contradicciones constantes indican un patrón de mentiras

La nota del Global Times preguntó: “¿Es posible que el coronavirus se haya transmitido desde productos de la cadena de frío a Wuhan, o más concretamente, al mercado de marisco de Huanan, donde la venta de productos congelados era tan frecuente?”

Pero la pregunta en sí contradice la evidencia.

Justamente debido a que el mercado vendía animales “frescos”, es decir matados y faenados en el lugar para consumo humano, insinuar que el virus se transmitió de productos congelados carece de sentido.

Tampoco existe evidencia de que la venta de comida congelada haya sido una de las actividades comerciales del mercado en cuestión.

Además, según el sitio web de la CDC de Estados Unidos, “el riesgo de enfermarse con COVID-19 por comer o manipular alimentos (incluidos los congelados y los productos agrícolas) y envases de alimentos se considera muy bajo”.

Gao Fu, director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China (CDC), dijo en enero de 2020: “El origen del nuevo coronavirus es la fauna salvaje vendida ilegalmente en un mercado de mariscos de Wuhan”, argumentando que 31 de 33 muestras del virus examinadas conducían al mercado de Huanan.

Pero para preparar el camino para la nueva explicación del régimen, Gao Fu también tuvo que “rectificar” sus dichos iniciales en mayo de 2020.

“Al principio, supusimos que el mercado de mariscos podría tener el virus, pero ahora el mercado es más bien una víctima. El nuevo coronavirus ya existía mucho antes”, dijo el Sr. Fu.

Le recomendamos:

El laboratorio de alta seguridad de Wuhan sigue siendo la teoría más fuerte

Debido a que la familia del coronavirus no tiene la habilidad de infectar directamente a los humanos, la teoría más firme de su origen sigue siendo la actividad del laboratorio de alta seguridad de Wuhan (WIV) el cual fue señalado por el ex secretario de estado, Mike Pompeo.

“El gobierno de Estados Unidos tiene razones para creer que varios investigadores dentro del WIV enfermaron en otoño de 2019, antes del primer caso identificado del brote, con síntomas consistentes tanto con el COVID-19 como con las enfermedades estacionales comunes”, dijo Pompeo.

Pompeo pidió que los investigadores de la OMS tengan “acceso a los registros del trabajo del WIV sobre los murciélagos y otros coronavirus antes del brote de COVID-19″.

No obstante, con un “amigo” (Joe Biden) en la Casa Blanca, será difícil que el gobierno de los Estados Unidos presiona a Beijing para conseguir respuestas genuinas para esta tragedia.

“Estados Unidos reitera la importancia del acceso sin restricciones a las muestras del virus, a los registros y al personal del laboratorio, a los testigos presenciales y a los denunciantes para garantizar la credibilidad del informe final de la OMS”, dijo Pompeo. “Hasta que el PCCh no permita un recuento completo y exhaustivo de lo ocurrido en Wuhan, es sólo cuestión de tiempo que China dé a luz otra pandemia y la inflija al pueblo chino, y al mundo”.

José Hermosa – BLes.com