Redacción BLes.com – Las grandes empresas tecnológicas suspendieron la entrega de datos solicitados por régimen chino en Hong Kong luego de que este anunciara que vigilará la Internet de la ciudad.

Empresas de las dimensiones de Microsoft Corp.Facebook, Google y Twitter decidieron por Occidente en la confrontación que no es nueva ya que en 2010 Google también abandonó el territorio continental dominado por el Partido Comunista de China (PCCh), tal como lo recuerda Japan Times del 8 de julio. 

No obstante, para los hongkoneses los servicios de una Internet libre y de pleno acceso es tan importante como pudiera serlo para cualquier otra persona de las grandes capitales del mundo, por lo que es previsible que su restricción y censura marque el inicio del éxodo de los empresarios y las personas especializadas de la próspera ciudad. 

“Google es muy importante para la gente de aquí, y si se corta, entonces es realmente muy grave”, advirtió Richard Harris, un ex director del Citi Private Bank que ahora dirige Port Shelter Investment Management en Hong Kong.

 “En Hong Kong no sabemos dónde están los límites, y eso es una amenaza para muchos empresarios”, agregó Harris, pronosticando en cierta medida el apagón de la poderosa actividad financiera de la Perla de Oriente, como también se conoce a Hong KOng. 

La nueva ley de seguridad nacional impuesta por el PCCh no duda en intervenir y reprimir a toda acción o ciudadano que considere amenazador y por eso concedió amplios poderes a la policía, incluyendo registros sin orden judicial, confiscación de propiedades, vigilancia en línea, y en general para “tomar cualquier medida” para mantener el régimen. 

“Las nuevas reglas dan miedo, ya que otorgan a la fuerza policial poderes que normalmente son custodiados por el poder judicial”, dijo el abogado Anson Wong Yu-yat al South China Morning Post.

“Nos dirigimos absolutamente a un enfrentamiento, y no hay indicios de que el gobierno de Hong Kong esté particularmente preparado si Facebook u otra empresa rechaza una solicitud de eliminación”, consideró James Griffiths, quien es periodista y escritor, según Japan Times.

Si bien muchas empresas en Hong Kong se debaten en medio de la incertidumbre acerca de las regulaciones que les imponga Beijing, aún les tienta el volumen de negocios y utilidades a los que están acostumbrados.

Para algunos inclusive sería insensato que se bloqueara la Internet, lo que significaría el golpe fatal para el gran emporio financiero y sus 7.5 millones de habitantes.

Sinembargo, la trayectoria seguida por el PCCh que el secretario de estado estadounidense, Mike Pompeo, determinó como de falta de transparencia, de encubrimiento y engaño que dio lugar a la violación del tratado internacional que protegía la autonomía de Hong Kong, no permite conservar muchas esperanzas al respecto. 

José Hermosa – Redacción BLes.com