Redacción BLes– El cabo Wang Ya Long, perteneciente a las tropas del Partido Comunista Chino (PCCh), fue detenido el lunes por la mañana por el ejército indio en la región del Himalaya de Ladakh, donde ambas naciones se encuentran en un conflicto latente por una disputa territorial.

Según reportó el SCMP, el soldado chino se habría extraviado pero fue hallado y posteriormente detenido por el ejército indio, en cercanías a una de las últimas aldeas indias  de la zona. 

El ejército indio informó que: “El soldado del EPL ha recibido asistencia médica que incluyó oxígeno, alimentos y ropa de abrigo para protegerlo de los rigores de la altitud extrema y las duras condiciones climáticas”.

Los informes de los medios de comunicación indios en seguida viralizaron rumores de especulaciones acerca de que Wang, el soldado chino detenido, llevaba “documentos militares y civiles” y que las autoridades militares están investigando la posibilidad de que el detenido haya estado realizando tareas de “espionaje”.

Fuentes diplomáticas del gobierno indio rápidamente le restaron importancia al asunto y declararon que no había intenciones de generar un conflicto mayor por la situación.

La disputa territorial afecta un total de 3.488 kilómetros. La misma comenzó en mayo de este año luego de que las autoridades del régimen chino se negaran a la construcción de una carretera cerca de la frontera. 

Desde ese entonces la tensión a lo largo de toda la zona se mantuvo latente con algunos momentos críticos, como el combate cuerpo a cuerpo con garrotes, piedras y puños que se desarrolló el 15 de junio dejando al menos 20 soldados indios muertos.

Desde aquel entonces, ha habido al menos 18 rondas de conversaciones entre ambos países, aunque sigue siendo difícil lograr un gran avance, no hay interés explícito de un enfrentamiento armado por ninguna de las dos partes.

Sin embargo, imágenes satelitales indias mostraron una gran concentración de tropas del régimen chino, arsenales de armas y la creación de posibles túneles para acumular equipos en la Región Autónoma del Tíbet, según informó el medio Express a fines de agosto. Los temores de un conflicto armado entre la India y China alarmaron a la comunidad internacional. 

Luego de que se publicaran esas imágenes, fuentes del Departamento de Seguridad y Defensa de la India informaron al medio indio The Print que la acumulación adicional de tropas y armamento en la zona por parte del régimen chino, especialmente con grandes cantidades de tropas en el área de Aksai Chin, es lo que hizo que el ejército indio sea cauteloso sobre el proceso de retirada que estaba planeado originalmente.

Según informan los medios indios, las imágenes satelitales de Shiquanhe en la Región Autónoma del Tíbet muestran la acumulación de por lo menos 5.000 soldados chinos y sus equipos, las fuentes de The Print agregaron que también han surgido helipuertos en el área, y se están realizando nuevas construcciones. Los movimientos fueron detectados por primera vez por los satélites espías EMISAT de la India.

Luego de que se publicaron esas imágenes, los ministros de Defensa de India y del régimen chino se reunieron en Moscú con el objetivo de intentar reducir las tensiones en la frontera de ambos países. Ese fue el primer encuentro en persona desde que inició el conflicto.

Luego de la reunión, el ministro indio Rajnath Singh, declaró que “la situación actual debe manejarse de manera responsable y ninguna de las partes debe tomar ninguna medida adicional que pueda complicar la situación o agravar las cosas en las áreas fronterizas”.

En el comunicado también agregó que la acumulación de una excesiva cantidad de tropas chinas, su comportamiento agresivo y los intentos constantes de alterar unilateralmente el estado de situación generando movimientos de tropas en la frontera, violan los acuerdos bilaterales existentes.

Andrés Vacca – BLes.com