NACIONES UNIDAS/SEÚL (Reuters) – Washington advirtió al liderazgo norcoreano que sería “completamente destruido” si estalla una guerra, luego de que Pyongyang probó su misil intercontinental balístico más avanzado, cuyo alcance abarca a todo Estados Unidos continental.

El Gobierno del presidente Donald Trump ha dicho en repetidas ocasiones que todas las opciones están sobre la mesa para lidiar con los programas de armas nucleares y misiles de Corea del Norte, incluidas las alternativas militares, pero que aún prefiere una alternativa diplomática.

Aún así, en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, la embajadora estadounidense, Nikki Haley, advirtió:

“Nunca hemos buscado la guerra con Corea del Norte y aún hoy no la buscamos. Si la guerra llega, será debido a los continuos actos de agresión como el que presenciamos ayer (…) Y si llega la guerra, no se equivoquen, el régimen de Corea del Norte será completamente destruido”.

Haley dijo que Estados Unidos pidió a China que suspenda el suministro de petróleo a Corea del Norte, una medida drástica que Pekín, el único socio comercial importante de Pyongyang, se ha abstenido de realizar hasta el momento. Trump habló el miércoles con el presidente chino, Xi Jinping, y dijo que se impondrán más sanciones contra Pyongyang.

“Acabo de hablar con el presidente Xi Jinping de China sobre las acciones provocadoras de Corea del Norte. Se impondrán sanciones adicionales a Corea del Norte hoy. Esta situación será manejada!” escribió Trump en Twitter.

Gobiernos estadounidenses anteriores no han podido evitar que Corea del Norte desarrolle armas nucleares y un sofisticado programa de misiles. Trump también ha tenido problemas para contener a Pyongyang desde que asumió el cargo en enero.

Instar a China a utilizar su poder sobre Pyongyang y prometer más sanciones contra Corea del Norte son dos estrategias que hasta ahora han dado pocos resultados.

En un discurso en Misuri sobre impuestos, Trump, quien ha intercambiado insultos con Corea del Norte en el pasado, se refirió a Kim con un apodo burlón. “Pequeño Hombre Cohete. Él es un cachorro enfermo”, dijo Trump.

El lanzamiento del martes ocurrió una semana después de que Trump volvió a incluir a Corea del Norte en una lista de países que Washington dice apoyan el terrorismo, lo que le permite imponer más sanciones.