Redacción BLes– El gobierno de Joe Biden rechazará las reivindicaciones territoriales de Pekín en el Mar de China Meridional y seguirá apoyando la defensa de Filipinas.

El Secretario de Estado, Antony Blinken, hizo esta declaración el 11 de julio, antes del quinto aniversario de un fallo de un tribunal de arbitraje independiente. Ese fallo apoya la reclamación de Filipinas contra las actividades chinas en su supuesta región del Mar de China Meridional.

Blinken instó al Partido Comunista Chino (PCCh) a respetar el derecho internacional.

“[El PCCh debe] cesar su comportamiento provocador y tomar medidas para asegurar a la comunidad internacional que está comprometido con el orden marítimo basado en normas que respeta los derechos de todos los países, grandes y pequeños”, dijo en un comunicado.

China ha sido acusada de reclamar falsamente sus derechos territoriales en varias porciones del Mar de China Meridional que Filipinas, Brunei, Indonesia, Malasia y Vietnam ya han reclamado como suyas.

El conflicto se intensificó a principios de este año con Filipinas después de que, al parecer, el PCCh enviara 220 buques al Arrecife Julián Felipe en marzo. Manila calificó la acción de “clara provocación para militarizar la zona”.

Blinken denunció el comportamiento del PCCh y dijo que el gobierno de Estados Unidos continuaría con la dura postura de la administración Trump hacia China.

Le recomendamos: Nuevas Revelaciones | Hugo CHÁVEZ quizás NO MURIÓ como se cree

Ad will display in 09 seconds

“Estados Unidos reafirma su política del 13 de julio de 2020 en relación con las reclamaciones marítimas en el Mar de China Meridional”, dijo del ex secretario de Estado Mike Pompeo.

El año pasado, Pompeo anunció que Estados Unidos respaldaba la sentencia de 2016.

“Las reclamaciones de Pekín sobre los recursos marítimos en la mayor parte del Mar de China Meridional son completamente ilegales, al igual que su campaña de intimidación para controlarlos”, dijo en una declaración anterior.

Prometiendo estar al lado del país del sudeste asiático, Blinken subrayó que Estados Unidos responderá si los militares chinos cometen cualquier movimiento hostil en la región reclamada por Filipinas. Citó un tratado de defensa mutua de hace décadas.

“También reafirmamos que un ataque armado contra las fuerzas armadas filipinas, los buques públicos o las aeronaves en el Mar de China Meridional invocaría los compromisos de defensa mutua de Estados Unidos en virtud del artículo IV del Tratado de Defensa Mutua entre Estados Unidos y Filipinas de 1951”, dijo.

El máximo diplomático de Estados Unidos también exigió al PCCh que respete sus obligaciones internacionales, especialmente desde que el régimen denunció el fallo del tribunal hace cinco años como una “farsa”.

“El tribunal declaró que la República Popular China (RPC) no tiene ninguna reclamación legítima sobre el área determinada por el tribunal arbitral como parte de la zona económica exclusiva y la plataforma continental de Filipinas”, dijo Blinken. “La RPC y Filipinas, de acuerdo con sus obligaciones de tratado en virtud de la Convención sobre el Derecho del Mar, están legalmente obligados a cumplir con esta decisión”.

En 2016, la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya degranó que la actividad militar china en el Mar de China Meridional era ilegal, diciendo que la RPC carecía de pruebas para demostrar el control exclusivo sobre la región.

“El tribunal concluyó que no había base legal para que China reclamara derechos históricos sobre los recursos dentro de las zonas marítimas que caen dentro de la ‘línea de nueve rayas'”, dijo el fallo según The Guardian.

Múltiples factores han socavado la relación del PCCh con Estados Unidos, como la pandemia del virus del PCCh, los abusos de los derechos humanos, el comercio y la política china tanto en Hong Kong como en el Tíbet.

Estas medidas del gobierno de Biden dan un pequeño manto de esperanza sobre la posición que tomará la actual administración para con el régimen chino, el pueblo estadounidense no espera que mantengan la dureza de la administración Trump en beneficio de EE. UU,. pero desea que al menos detengan el avance del régimen en occidente, aunque por otro lado los estrechos lazos de muchos miembros de la administración Biden con el PCCh dejan dudas sobre las futuras políticas que tomarán.

Laura Enrione – BLes.com