El Parlamento de la India eligió a Draupadi Murmu como nueva presidente de la línea, tras ser respaldada por el conservador primer ministro Narendra Modi, para suceder al “intocable” Ram Nath Koyind.

Unos 4.800 representantes parlamentarios fueron convocados para elegir a la nueva jefa de Estado de la India, el pasado 18 de julio. Tras algunos días de deliberación, la ex gobernadora de Jharkhand Draupadi Murmufue electa por amplia mayoría como presidente.

Este lunes asumió como la 15° presidente que tendrá la India desde que se independizó Gran Bretaña en 1947, y es la primera mandataria mujer que pertenece a una tribu indígena en llegar a lo más alto de la política hindú. A pesar de llenar todos los casilleros que le gustan a la izquierda, Murmu está respaldada por los conservadores y mantiene una línea de derecha como el primer ministro Narendra Modi.

Los votos emitidos se contabilizaron el pasado lunes por los miembros de la Lok Sabha (Cámara Baja), la Rajya Sabha (Cámara Alta) y las asambleas regionales. Con el 64% de los sufragios, Murmu se impuso sobre el socialista Yashwant Sinha.

La mandataria sustituirá al “intocable” Ram Nath Kovind, tras ser respaldada por la Alianza Democrática Nacional, la coalición que encabeza el popular primer ministro Narendra Modi. Draupadi Murmu es la segunda presidente mujer en la historia de la India y la primera en pertenecer a una comunidad tribal.

Murmu, de 64 años, nació en una familia de la comunidad étnica santal del estado de Odisha, al este del país. Su activismo por los derechos de las comunidades tribales dentro de su propio estado la han llevado a ganar reconocimiento y ocupar varios puestos de influencia en la región y dentro del partido de Modi, que gobierna la India desde 2014.

Desde 2015 hasta 2021, la apodada “hija de Odisha” gobernó el estado oriental de Jharkhand. Cuando se hizo pública su designación para la carrera presidencial a finales del pasado junio, Modi resaltó el origen humilde de Murmu como un elemento inspirador para “millones de personas, especialmente aquellas que han experimentado la pobreza y se han enfrentado a dificultades”.

Su candidatura supone un guiño a la discriminada comunidad, que representa un 8,6% de la población india y que vive en condición de pobreza y con limitados recursos económicos.

Si bien la oficina del presidente en la India tiene un puesto más bien ceremonial, es el Jefe de Estado quien firma las leyes o vetarlas, y es él quien maneja las Fuerzas Armadas.

El presidente hasta el momento, Ram Nath Kovind, a pesar de que también había sido elegido por el partido de Modi, se le había dado vuelta al primer ministro y había boicoteado algunas de sus leyes, especialmente aquellas que promovían la libertad religiosa.

Kovind se hizo muy famoso por asegurar que “el Islam y el Cristianismo son ajenos a la nación” previo a su nominación como presidente, y mantuvo cierta independencia de la agenda de Modi, lo que le valió el apodo del “intocable“.

Se espera que Murmu, la nueva mandataria, sea la más fuerte aliada del primer ministro, mientras India entra en una difícil situación geopolítica en medio de la guerra en Europa y de la expansión de China como potencia mundial.

Nicolas Promanzio – derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.