A raíz de la pandemia y del aislamiento decretado por el presidente del gobierno español, Pedro Sanchez, se prohibieron las manifestaciones sociales y reuniones que no cumplan con el distanciamiento social dispuesto. Sin embargo, parece que esta restricción no aplica igual para todos.

En El Vendrell, Tarragona, se realizó este fin de semana un rezo masivo, con altavoces y parlantes, en la que ciudadanos musulmanes se juntaron a rezar por el mes del Ramadán, ante la pasividad de la policia, el acompañamiento de vecinos, y según fuentes cercanas, bajo conocimiento del alcalde del PSC (Partido de los Socialistas de Cataluña), Kenneth Martinez.

Sin embargo, una misa católica que estaba siendo celebrada en un templo, bajo cumplimiento del artículo 11 del Real Decreto del estado de alarma, fue interrumpida por oficiales de la policía local. Las leyes bajo el gobierno de Sánchez no aplican igual para todos.

El mencionado artículo especifica que: “la asistencia a los lugares de culto y a las ceremonias civiles y religiosas, incluidas las fúnebres, se condicionan a la adopción de medidas organizativas consistentes en evitar aglomeraciones de personas, en función de las dimensiones y características de los lugares, de tal manera que se garantice a los asistentes la posibilidad de respetar la distancia entre ellos de, al menos, un metro”.

Ante esto los oficiales se excusaron en que, debido a los amplificadores, los vecinos se habían aglomerado en las inmediaciones del establecimiento. Usuarios de Twitter comenzaron a difundir imágenes en la red social denunciando la grave discriminación del Gobierno.

En cuanto al rezo público musulmán, las autoridades comunicaron que debido a la cantidad de gente aglomerada y a la poca presencia policial, solo se buscó asegurar la seguridad del tráfico vial: “Se ha levantado acta de los hechos e identificado el organizador. Estamos trabajando con las imágenes para identificar las personas que contravinieron lo establecido en el Real Decreto (de alarma) y proceder en consecuencia” expresaron al respecto.

El partido político español de derecha Vox denunció estos hechos en sus redes sociales, cuestionando la falta de igualdad ante la ley:

Pero éste no fue el único acto de discriminación llevado adelante por el gobierno sociocomunista español de Pedro Sanchez y Pablo Iglesias. Además, han realizado saludos por el mes del Ramadán para los musulmanes, mientras que no comunicaron ninguna mención en ocasión de la Semana Santa de los católicos. El gobierno español no tiene reparos en ocultar preferencias religiosas.

Fuente: Derechadiario

Le puede interesar: CEO de YouTube: “cualquier cosa que contradiga a la OMS será REMOVIDA”

Temas: