Redacción BLesDinamarca se convierte en el noveno país que manifiesta su rechazo a las innumerables violaciones a los derechos humanos perpetradas por el régimen comunista chino, por lo que no enviará representación diplomática a los Juegos de Invierno de Beijing 2022, llamados también los ‘Juegos Olímpicos del Genocidio’.

En este sentido, el ministro de Asuntos Exteriores, Jeppe Kofod, enfatizó: “No es ningún secreto que desde la parte danesa estamos muy preocupados por la situación de los derechos humanos en China”, de acuerdo con The Straits Times del 15 de enero. 

Y agregó: “El gobierno ha decidido que no asistiremos a los Juegos Olímpicos de Invierno en China”. 

Así, Dinamarca se une a Lituania y a Bélgica, hasta ahora los únicos países europeos que aprovechan la ocasión para denunciar las atrocidades cometidas por el Partido comunista de China (PCCh) contra millones de sus ciudadanos. Los deportistas sí competirán según lo programado. 

Si bien Holanda también anunció que no enviará una delegación de representantes a estas olimpiadas, declaró que lo hacía por las dificultades impuestas por la pandemia para reunirse y hablar de los derechos humanos con el régimen chino. 

“En estas reuniones podríamos hablar de las preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos, tal y como la ven los Países Bajos, a un nivel significativo con las autoridades. Por eso el gobierno ha decidido que no enviaremos una delegación oficial”, expresó el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores holandés, Frits Kemperman.

A menos de tres semanas de la iniciación de las competencias la Unión Europea no ha resuelto su unanimidad para unirse al boicot, la que ha sido pretendida por Alemania y Francia como un requisito para declararlo. 

Además de los tres anteriores, Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Australia, Nueva Zelanda y Japón, han alzado su voz en solidaridad con los integrantes de las etnias y los movimientos religiosos que son perseguidos por el PCCh.

En este sentido “Japón cree que es importante que China garantice los valores universales de la libertad, el respeto a los derechos humanos básicos y el estado de derecho, que son valores universales en la comunidad internacional”, manifestó el Secretario Jefe del Gabinete, Hirokazu Matsuno, a los periodistas.

Por su parte, los grupos de derechos humanos piden a las cadenas de televisión mundiales, que no transmitan esta edición de los Juegos Olímpicos de Invierno. Argumentan que hacerlo ayudaría a restaurar imagen internacional del PCCh, manchada con el bárbaro genocidio de grupos minoritarios y religiosos como el de los uigures y el de Falun Dafa

“Todas sus empresas corren el grave riesgo de ser cómplices del plan de China para “lavar deportivamente” los graves y crecientes abusos contra los derechos humanos y envalentonar las acciones de las autoridades chinas”, dice la carta abierta, obtenida por Associated Press.

A pesar de los innumerables testimonios de supervivientes y también de antiguos funcionarios chinos, el PCCh ha negado constantemente los abusos, que incluyen la extracción forzada de órganos, los trabajos forzados, la esterilización forzada y otros métodos de tortura.

“Al emitir Beijing 2022, sus empresas legitimarán estos abusos y promoverán lo que se describe ampliamente como los ‘Juegos del Genocidio‘”, dice la carta que fue escrita por grupos que representan a uigures, tibetanos, residentes de Hong Kong y otros grupos étnicos de China.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.