Dos terroristas sirios residentes en Dinamarca ligados al ISIS fueron detenidos con todos los materiales necesarios para producir explosivos.

Dos terroristas que vivían en Dinamarca y con vínculos con el Estado Islámico (ISIS) fueron detenidos por planificar un atentado terrorista con explosivos en el Tour de France, la carrera de ciclismo más importante del mundo, que se iba a celebrar en julio.

Los dos hombres, de 23 años, eran oriundos de Siria y fueron allanados por la Policía danesa en su departamento, donde se los encontró con los materiales necesarios para hacer una bomba TATP, también conocida como “Madre de Satán”.

Esta bomba usa peróxido de hidrógeno, líquido para encendedores, ácido de batería y acetona, para crear un tipo de explosivo caracterizado por su alta inestabilidad y que ha sido usada en los ataques terroristas del 7/7 del 2005 en Londres, Inglaterra.

El arresto se realizó el mes pasado, y ahora la Corte de Copenhague ratificó la sentencia, presentando como pruebas los materiales que tenían en posesión y los vínculos de los acusados con ISIS, descubiertos a través de sus redes sociales y sus historiales de internet.

Los terroristas tuvieron de cómplice a una mujer de 40 años, que fue declarada inocente en el cargo de planificación de atentado pero se le adjudicó la culpabilidad de financiarlos sin dolo.

Sobre la mujer recayó un cargo de financiamiento al terrorismo, por un envío de 1.000 dólares estadounidenses al Estado Islámico en Siria.

Ella se justificó afirmando que simplemente le envió dinero a una fundación que pedía donaciones caritativas para musulmanes con carencias económicas en Europa, y que se vio influenciada por un supuesto video que vio en Facebook. La fundación no existe y la mujer fue engañada en la financiación del terrorismo.

Los agentes de seguridad no pudieron determinar en qué puntos precisos de la carrera pensaban posicionar las bombas, aunque se sabe que sería en una de las zonas del comienzo de la carrera, que arranca en Copenhague del 1ro al 3 de julio y terminará en París el 24 de julio.

Lo que también se descubrió en el juicio fue que estos dos hombres ya habían cometido un atentado en Dinamarca, cuando incendiaron en llamas un colectivo en la ciudad de Amager.

Por este delito no habían sido arrestados, y se demostró una enorme falencia en las políticas de seguridad del país nórdico, que sigue pagando con sangre la ola migratoria que aceptó entre 2015 y 2020.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.