Serán eliminados todos los impuestos propios a partir de 2022, y se resolvió una rebaja de medio punto en todos los tramos del impuesto sobre la renta sin excepción. El alivio fiscal alcanzará a un total de 3,3 millones de madrileños, buscando compensar las medidas tributarias socialistas de Pedro Sánchez.

En el día de hoy, la presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso logró la aprobación la rebaja de impuestos más grande en la historia de Madrid. Se trata de la quinta vez que esta jurisdicción rebaja los impuestos sobre la renta, y tras 67 reformas para disminuir impuestos desde 1995.

Los cambios estipulados regirán a partir de 2022 ya que fueron aprobados en la figura de anteproyectos. Para su consolidación definitiva en el año próximo, la Asamblea de Madrid deberá resolver nuevamente su aprobación.

Para este propósito, será requerido no solamente el voto del Partido Popular sino también de Vox, o al menos la abstención de cuatro de sus diputados. Las negociaciones permanecen en curso, pero ambos partidos en conjunto conservan una amplia mayoría en la Asamblea legislativa. La portavoz de Vox, Isabel Monasterio, se mostró entusiasta por lograr acuerdos para las rebajas fiscales.

De cumplirse en tiempo y forma los requisitos parlamentarios para 2022, serán completamente eliminados todos los impuestos propios dentro de la Comunidad y se establecerá una rebaja de medio punto porcentual para todos los tramos del IRPF, de modo que todos los contribuyentes se verán afectados por el alivio fiscal.

La Comunidad de Madrid se convertirá a partir del año próximo en la primera Autonomía sin impuestos propios. Quedarán eliminadas cargas fiscales irrisorias que afectaban los servicios de hotelería (un sector clave para Madrid), se eliminará el Impuesto sobre el Depósito de Residuos y se pondrá fin al Impuesto para Actividades Económicas (IAE), entre otros.

Se calcula que la reforma implicará un alivio por 300 millones de euros, algo que fomentará la libre iniciativa privada e incentivará la creación de puestos de trabajo. A su vez, las medidas fiscales generarán beneficios para 3,3 millones de madrileños.

El tipo marginal más bajo del IRPF quedará en el 8,5% del ingreso imponible, siendo esta alícuota la más baja de España. Un madrileño promedio pagará casi 467 euros menos al año que un catalán, 449 euros menos al año que un ciudadano balear, 315 euros menos al año que un residente de Valencia y casi 329 euros menos al año que un ciudadano de Asturias. El tipo marginal máximo caerá del 21% al 20,5%.

Se estima que el mayor peso de la rebaja fiscal afectará, de hecho, a los ingresos medios y bajos. El 77% de los beneficiados por las rebajas del IRPF son ciudadanos con salaros por debajo de la media. En conjunto, estas medidas supondrán una suerte de respuesta compensatoria con respecto a los nuevos gravámenes introducidos por el Gobierno socialista de Pedro Sánchez a nivel nacional.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.