Redacción BLes – Grupos musulmanes-estadounidenses estarían vinculados con el gobierno turco para entrometerse en su política interna, de acuerdo al medio conservador Daily Wire.

Entre las organizaciones que más apoya al presidente Recep Tayyip Erdoğan están las que se oponen al presidente Donald Trump en todas sus políticas, desde la inmigración hasta el traslado de la embajada de EE. UU. a Jerusalén.

Trabajando conjuntamente bajo la bandera del Consejo de Organizaciones Musulmanas de EE. UU. (USCMO), grupos musulmanes estadounidenses como el Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas (CAIR), la Sociedad Musulmana Estadounidense (MAS) y otros grupos musulmanes nacionales “colaboran y coordinan” con el gobierno turco, según el investigador Ahmet S. Yahyla en un informe especial para The Investigative Journal

Lo más notable de estas organizaciones es una herencia compartida en la Hermandad Musulmana, un movimiento islamista internacional que el presidente turco apoya públicamente.

En los últimos años, el vínculo entre el gobierno de Turquía y los grupos vinculados a la Hermandad de los Estados Unidos se ha profundizado. 

Esta colaboración entre Turquía y la Hermandad Musulmana Estadounidense fue más pública en la protesta de diciembre de 2017 contra la decisión del presidente Trump de trasladar la embajada de Estados Unidos en Israel a Jerusalén. 

La USCMO se unió para protestar con el Comité Directivo Nacional Turco Americano (TASC), liderado por Halil Mutlu, primo del presidente Erdoğan,

Durante la manifestación frente a la Casa Blanca, Mutlu declaró que Erdoğan era “mi presidente, su presidente, presidente de la ummah (la comunidad mundial de creyentes musulmanes)”.

Además Mutlu fue conocido mediáticamente después de que se hiciera pública una donación de 1.500 dólares a la campaña de la representante demócrata y musulmana de Minnesota Ilhan Omar.

Omar, una de los principales miembros del autodenominado “Escuadrón” de las demócratas, es una oradora frecuente en los eventos CAIR y MAS.

Omar ha sido criticada en repetidas ocasiones por emitir votos favorables al gobierno turco, incluso como uno de los únicos 11 votos contra una resolución de la Cámara que reconoce el genocidio armenio, y por oponerse abiertamente a las sanciones al ejército turco por las denuncias de crímenes de guerra contra los kurdos en el norte de Siria.

Sin embargo los lazos de Omar con Erdoğan son anteriores a su tiempo en el Congreso. 

La historia comenzó en Nueva York, en septiembre de 2017, cuando Omar se reunió con el presidente Erdoğan a puerta cerrada y sin ninguna presencia mediática. 

Las razones de la reunión, quién la organizó, y todos los detalles de lo que ocurrió entre ella y Erdoğan siguen siendo desconocidos.

Un artículo en el periódico somalí Tusmo Times, escrito por su fundador, Abdirahman Mukhtar, reveló alguno de los detalles. A pesar de que el periódico se apresuró a eliminar el artículo de su sitio web, la información del artículo fue ampliamente filtrada y compartida.

El periódico indicó que Ilhan Omar y el presidente turco habían llegado a un acuerdo para asegurar el apoyo turco a Somalia, a cambio del apoyo de Ilhan para mejorar la imagen de Erdoğan en los círculos políticos estadounidenses.

Al parecer, desde esa reunión a puerta cerrada, Ilhan Omar puso en práctica ese acuerdo y escribió un artículo de opinión en el Washington Post para promover la política exterior turca, emulando ser un llamamiento a los derechos humanos y a la justicia.

Relaciones bilaterales

La visita del presidente turco Erdoğan a Washington el pasado 13 de noviembre fue polémica, ya que se produjo un debate sobre si el presidente Trump debería recibirlo o no en la Casa Blanca.

La reunión se produjo cuando el ejército turco procesa ataques contra las fuerzas kurdas sirias y el accionar de Erdoğan sigue siendo cuestionable en materia de derechos humanos en su país.

Pero el presidente Trump es un negociador y quiso suavizar las discrepancias e instar por un Medio Oriente más estable, pacífico y próspero, en una reunión que el presidente calificó de “maravillosa y muy productiva“.

También hizo alusión a las relaciones comerciales entre ambos países. “Nuestro objetivo es expandir el comercio entre los Estados Unidos y Turquía, reducir nuestro déficit comercial y garantizar una relación verdaderamente justa y recíproca” expresó el presidente.

[DESCARGA NUESTRA APP PARA RECIBIR NUESTRO CONTENIDO DESTACADO]

Te puede interesar:  Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

Ad will display in 09 seconds