Redacción BLes– Nuevas pruebas procedentes del Reino Unido demuestran que las personas vacunadas tienen tres veces más probabilidades de morir a causa de la llamada “variación delta” que las personas que han dejado en paz a su sistema inmunitario y a su ADN diciendo simplemente que no a los medicamentos perjudiciales.

Los productos químicos experimentales de la terapia génica hacen que el sistema inmunitario humano sea más susceptible a la muerte súbita cuando se expone al virus PCCh que si se deja al sistema inmunitario realizar su trabajo sin intervención farmacéutica.

El estudio, titulado “Variantes del SARS-CoV-2 que preocupan y variantes que se están investigando en Inglaterra”, es el decimoséptimo informe técnico sobre el tema y da una buena indicación de a qué se enfrentarán los vacunados en el futuro.

Según una tabla del estudio, entre el 1 de febrero y el 21 de junio de 2021 se han confirmado 9.571 casos de la “variante delta” en personas británicas mayores de 50 años. De ellos, sólo en los últimos 28 días, se han confirmado 8.025.

Muertes entre las personas que se contagiaron de la variante Delta hasta el 21 de junio, según informó Public Health England. (Captura de pantalla/Drbeen Medical Lectures Youtube)

Este espectacular aumento de nuevos casos se corresponde con el impulso de la vacunación en el Reino Unido, lo que demuestra que cuantas más personas se vacunan, mayor es la tasa de enfermedad.

Según las estadísticas, las personas no vacunadas representan sólo el 10% de todos los nuevos casos confirmados del virus PCCh en esta franja de edad.

Le recomendamos: Francisco ROMPE todos los límites y CAMBIA la doctrina cristiana

Ad will display in 09 seconds

Las personas que recibieron las dos vacunas exigidas por el gobierno representan más del 37% de todos los nuevos casos.

Otro 40% de los casos se produjo en pacientes que habían recibido al menos una dosis de la inyección del virus PCCh al menos 21 días antes de dar “positivo”.

Esto sugiere que el 77% de los nuevos casos se dan en pacientes que se pusieron una o ambas inyecciones, informó HumansAreFree.

El número de casos confirmados de la variante delta entre los adultos mayores de 50 años totalmente vacunados es tres veces mayor que entre los no protegidos. En los adultos de 50 años o más que están parcialmente vacunados, la proporción es de nueve a uno, según datos de Public Health England.

Muertes entre las personas que se contagiaron de la variante Delta hasta el 21 de junio, según informó Public Health England.
(Captura de pantalla /Drbeen Medical Lectures Youtube)

A pesar de haber recibido el permiso de uso de emergencia (EUA) de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) a “velocidad de vértigo”, las vacunas son perjudiciales e ineficaces para prevenir la propagación del virus PCCh (FDA).

“Los datos actuales están en consonancia con los publicados la semana pasada por la agencia de salud pública de Inglaterra, que también mostraron una tasa de mortalidad seis veces mayor entre los totalmente vacunados que los no vacunados y una tasa de ingresos hospitalarios del 2,3% entre los totalmente vacunados al menos dos semanas antes, en comparación con sólo el 1,2% entre los no vacunados”, explica además Celeste McGovern de LifeSiteNews.

Las autoridades sanitarias están instando a todo el mundo a vacunarse contra el COVID, independientemente de si ya han sido infectados con el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, y están gastando miles de millones de dólares en marketing financiado por los contribuyentes para que la gente obtenga la vacuna.

Según una evaluación mundial de 2.002 personas que habían recibido su primera dosis de la vacuna contra el COVID-19, las personas que habían recibido previamente el COVID-19 tuvieron una “incidencia y gravedad significativamente elevadas” de efectos adversos después de recibir la vacuna.

En comparación con las vacunas COVID-19 basadas en vectores virales, las vacunas COVID-19 de ARNm estaban relacionadas con una tasa más alta de efectos secundarios, aunque los efectos secundarios de ARNm eran reacciones locales más leves.

Las vacunas de COVID-19 no pretenden ser una cura a largo plazo y nunca se ha demostrado que funcionen.

Más del 95% de las personas que se han recuperado de la COVID han demostrado tener una fuerte inmunidad natural durante al menos ocho meses después de la infección.

Incluso el Ministerio de Salud Pública de Inglaterra está de acuerdo en que la probabilidad de morir por una variante del virus es extremadamente baja, especialmente si no se ha administrado la vacuna.

Según los epidemiólogos, más de 160 millones de personas se han recuperado de COVID-19. La repetición de la infección, la enfermedad o la muerte es extremadamente rara entre los que se han recuperado. Muchas personas están actualmente protegidas por su inmunidad a la infección anterior porque las vacunas aún no estában disponibles.

La Organización Mundial de la Salud publicó a principios de este mes una actualización de la investigación en la que se señala que la mayoría de las personas que se recuperan de COVID-19 establecen una fuerte respuesta inmunitaria protectora.

Es importante destacar que entre el 90% y el 99% de las personas que se recuperan del COVID-19 generan anticuerpos neutralizantes detectables a las cuatro semanas de la infección.

Children’s Health Defense (CHD) insta a todas las personas que hayan sufrido un efecto secundario de la vacuna COVID-19 a que tomen tres medidas.

  1. Si vive en los Estados Unidos, presente un informe en VAERS
  2. Informar de la lesión en VaxxTracker.com, que es un rastreador de eventos adversos no gubernamental (puede hacerlo de forma anónima si lo desea)
  3. Informe de la lesión en el sitio web de la CHD

Kathy Vittitoe – BLes.com