Redacción BLes– Cuatro de los cinco detenidos de Guantánamo liberados a cambio del ex sargento del ejército estadounidense Bowe Bergdahl, por el ex presidente Barack Obama en 2014, ocupan ahora altos cargos en el gobierno interino dirigido por los talibanes en Afganistán.

Según TOLOnews, el nuevo gobierno talibán nombró a Khairullah Khairkhwa, Norullah Noori, Abdul Haq Wasiq y Mohammad Fazl para ocupar puestos de liderazgo. Los cuatro fueron liberados en un acuerdo de 2014 entre el gobierno de Obama y los talibanes para liberar a Bergdahl, que estaba prisionero de los talibanes desde 2009, informó el New York Post.

A pesar de que las evaluaciones recomendaban la “continuación de la detención” de los cinco, el presidente Barack Obama aprobó un acuerdo que liberó a los detenidos de Guantánamo a cambio de la liberación de Bergdahl, que fue detenido por los talibanes tras alejarse de un puesto de observación en la provincia de Paktika en junio de 2009.

El martes 7 de septiembre, los talibanes anunciaron que los cuatro miembros de los llamados “Cinco Talibanes” se habían unido al nuevo gobierno. Se trata del director interino de Inteligencia Abdul Haq Wasiq, el ministro interino de Fronteras y Asuntos Tribales Norullah Noori, el viceministro de Defensa Mohammad Fazl y el ministro interino de Información y Cultura Khairullah Khairkhah. El mes pasado, Mohammad Nabi Omari, el quinto miembro de los Cinco Talibanes, fue nombrado gobernador de la provincia oriental de Khost, según el DailyMail.

Wasiq “utilizó su cargo para apoyar [a Al Qaeda] y ayudar al personal talibán a eludir su captura”, según las evaluaciones escritas por los dirigentes de Guantánamo en 2008. Esa información fue hecha pública posteriormente por WikiLeaks, y “fue fundamental para los esfuerzos de los talibanes por formar alianzas con otros grupos fundamentalistas islámicos para luchar junto a los talibanes contra las fuerzas de Estados Unidos y la Coalición” en los primeros días de la guerra de Afganistán.

Se afirma que Fazl tenía “asociaciones operativas con personal significativo de Al Qaeda y otros extremistas”, según las mismas evaluaciones.

Fazl y Noori, que fueron gobernadores de dos provincias del norte de Afganistán durante el gobierno talibán, están acusados de ordenar la masacre de personas de etnia hazara, tayika y uzbeka en Mazar-i-Sharif en 1998.

Según las evaluaciones de 2008, Khairkhah, que ayudó a fundar los talibanes en 1994, participó en “reuniones con funcionarios iraníes que pretendían apoyar las hostilidades contra las fuerzas de Estados Unidos y de la coalición” tras la invasión de Afganistán en 2001. Además, entre 1999 y 2001, fue gobernador de la provincia occidental de Herat, y los dirigentes militares estadounidenses descubrieron que era conocido como “uno de los principales señores del opio en el oeste de Afganistán”.

El representante Mike Waltz, antiguo boina verde que sirvió en Afganistán, expresó su preocupación por el hecho de que antiguos detenidos de Guantánamo ocupen puestos cruciales.

“Tengo un déjà vu al saber que ahora es el mismo equipo de seguridad nacional el que entonces “intercambió” a terroristas de tan alto valor por el traidor Bowe Bergdahl”, dijo a DailyMail.com.

“Yo personalmente dirigí la búsqueda de Bergdahl, y soldados de otras unidades perdieron la vida en su búsqueda.

“Ver a estos ex prisioneros de Guantánamo ahora a cargo de un estado terrorista que volverá a amenazar a la patria es una bofetada a todos los veteranos, a las familias de las estrellas de oro y a las víctimas del 11-S”.

“A pesar de esto, la Administración Biden todavía no ha aprendido que el apaciguamiento tiene graves consecuencias para la seguridad nacional y ahora estamos más inseguros como resultado de esta desastrosa retirada”.

Dawn Barlowe – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.