Redacción BLesCristianos en China denunciaron haber sido víctimas de palizas rutinarias, adoctrinamiento y confinamiento solitario diseñado para que se hagan daño, infligidas por el régimen comunista chino a fin de que renieguen de su fe.

El Partido Comunista de China (PCCh) no tolera la libertad de culto ni de conciencia y exige que el clero utilice sus plataformas para promover la agenda del régimen entre los creyentes, de acuerdo con Breitbart del 2 de abril. 

Una de las víctimas relató sobre el lugar de torturas: “Era una instalación móvil, que simplemente podía instalarse en algún sótano en algún lugar”, dijo Li Yuese (un seudónimo) residente en la provincia suroccidental de Sichuan según RFA.

También contó: “Tenía su propio grupo de trabajo del comité de asuntos políticos y legales (del PCCh), y se dirigen principalmente a los cristianos que son miembros de las iglesias domésticas”.

Asimismo, describió su reclusión en una habitación sin ventanas durante casi 10 meses, donde sufrió golpes, insultos y fue “torturado mentalmente” por el personal, llegando al extremo de autolesionarse arrojándose contra una pared.

Finalmente, al ser liberado estaba muy enfermo, con edemas por todo el cuerpo y un aumento de peso de 10 kilos. Hay muchos relatos similares al de Yuese. 

Como supuesta alternativa, el régimen creó dos opciones de ‘religión’ para sus habitantes, una similar a la católica romana pero dependiente del partido y no del Vaticano y otra supuestamente ‘evangélica’, la Iglesia Patriótica de los Tres Estados, también dirigida por el sistema político. 

Así, millones de cristianos han optado por las “iglesias en casa”, donde celebran las ceremonias  en sus hogares privados, o en bosquecillos donde se reúnen algunos pocos de ellos. 

Le recomendamos:

El PCCh hace propaganda al ateísmo, y persigue cualquier forma de práctica religiosa entre los ciudadanos.

En función de estas políticas la policía y los funcionarios de la oficina de asuntos religiosos hacen frecuentes redadas en las “iglesias domésticas” no permitidas.

Oficialmente habría 40 millones de cristianos en territorio chino, pero otros cálculos los elevan a 100 millones, superando en número a los miembros del PCCh.

El PCCh también comete detenciones masivas, tortura y extracción forzada de órganos de practicantes de la milenaria doctrina basada en Verdad, Compasión y Tolerancia: Falun Gong o Falun Dafa.

La represión del PCCh ha generado la construcción de cientos de campos de concentración para musulmanes en el oeste del país, donde se enfrentan a un tratamiento extremo que es calificado como genocidio por Estados Unidos, Canadá y Países Bajos.. 

José Hermosa – BLes.com