Redacción BLesLuego de que las detenciones de inmigrantes ilegales se triplicaron con respecto a las del año pasado, el ministro de Defensa de Bulgaria, Georgi Panayotov, envió a 350 soldados a las fronteras con Turquía y Grecia para apoyar a la policía migratoria. 

“Se han enviado 350 personas con unas 40 unidades de equipo”, declaró Panayotov en una entrevista televisada, quienes apoyarán a los cerca de mil policías que permanecen asegurando la frontera, de acuerdo con Euronews del 1.° de noviembre. 

Por su parte, el ministro del interior, Boyko Rashkov, informó que durante este año se han detenido 6.500 extranjeros indocumentados, que pretendían ingresar al país sin seguir los trámites legales establecidos. 

Asimismo, ya han sido rechazados alrededor de 14.000 migrantes que han intentado ingresar al país entre los meses de enero y agosto de este año, de acuerdo con los informes del Ministerio del Interior.

Una vez detenidos los inmigrantes son enviados a centros de acogida, en los que ahora permanecen unos 3.500 de ellos entre los que se encuentran 950 procedentes de Afganistán.

Generalmente, se escapan para seguir su camino hacia el oeste de Europa, cruzando las fronteras con Serbia o Rumanía.

El aumento de la presión de los indocumentados obligó a Panayotov a enviar 700 soldados a la frontera en agosto.  En esa ocasión se construyeron vallas metálicas para impedir la entrada de los inmigrantes procedentes de Turquía, principalmente. 

Bulgaria junto a Polonia están entre los países que no admiten la imigración indiscriminada que fluyen constantemente hacia Europa, en procura de la defensa de sus valores e identidad cultural. 

En Europa cada vez más países endurecen sus políticas de admisión de inmigrantes, y uno de ellos es Gran Bretaña, como lo comunicó su primer ministro, Boris Johnson el mes pasado. 

“El camino a seguir para nuestro país no es simplemente tirar de la gran palanca marcada por la inmigración incontrolada, y permitir la entrada de un gran número de personas para trabajar”, dijo Johnson a la BBC. 

Y agregó: “… Así que lo que no voy a hacer es volver al viejo modelo fracasado de bajos salarios, baja cualificación apoyada por una inmigración incontrolada”.

Una situación muy diferente se presenta actualmente en Estados Unidos, donde las políticas de la administración Biden propician de varias maneras el ingreso de millones de inmigrantes de varios países del mundo, a través de la frontera con México. 

No obstante, varios gobernadores han tomado medidas de control por su cuenta, entre ellos el de Texas, Greg Abbott, quien criticó la política fronteriza de Biden y dijo que debió construir su propio muro como medida de protección de su estado, informó Fox News. 

“Uno de los problemas más importantes de la seguridad pública hoy en día es la necesidad de proteger contra la actividad criminal, la pérdida de vidas y lesiones a las personas, y los daños a la propiedad causados por el aumento de los cruces ilegales en la frontera entre Texas y México”, explicó Abbott. 

Y agregó: “Ahora tenemos 6.500 soldados de la Guardia Nacional y del Departamento de Policía en la frontera para ayudar a protegerla. Y mientras estamos hablando en este momento, están identificando lugares en la frontera donde están colocando alambre de púas para asegurar todos los cruces posibles a los que pueden llegar estas caravanas”.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.