Numerosas personalidades advierten de una división según grupos de edad. “No debemos dejar morir a la generación que luchó contra las dictaduras, intentó reconstruir después de la guerra y construyó Europa.”

En un llamamiento internacional, personalidades de la política, la sociedad, la Iglesia y la ciencia exigieron no depreciar las vidas de las personas mayores en la actual crisis de coronavirus, llamando a una “revuelta moral”.

“Deben invertirse todas las energías necesarias para salvar la mayor cantidad de vidas y proporcionar acceso al tratamiento para todos”, dice el llamamiento, que se publicó este sábado (23.05.2020) como un anuncio en el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung. Entre los firmantes se encuentra el célebre filósofo y sociólogo alemán Jürgen Habermas.

“El valor de la vida debe seguir siendo el mismo para todos. Cualquiera que deprecie la frágil y débil vida de los adultos mayores prepara el camino para una depreciación de cada vida”, asegura el texto. El objetivo también debe ser alejarse de la “institucionalización de las personas mayores”. Entre los primeros firmantes de la apelación figura también el expresidente de la Comisión de la UE, Romano Prodi, la exministra federal de Educación, Annette Schavan (CDU) y el arzobispo de Bolonia en el norte de Italia, el cardenal Matteo Zuppi.

Imagen ilustrativa (MabelAmber/Pixabay)

Ética democrática y humanitaria

En muchos países, está surgiendo “un modelo peligroso” que se decanta por un sistema de salud selectivo en el que las vidas de las personas mayores se consideran secundarias. “Su mayor vulnerabilidad, su edad avanzada y cualquier otra enfermedad que puedan tener justifican una forma de selección en favor de los más jóvenes y saludables”. Resignarse y aceptar esto es inaceptable desde el punto de vista humano y legal, dice la apelación. “La ética democrática y humanitaria se basa en no hacer una diferencia entre las personas, ni siquiera por su edad”.

Los firmantes advierten de una división de la sociedad en grupos de edad: “Aceptar que tiene un valor diferente desgarra la red social de solidaridad entre las generaciones y divide a la sociedad en su conjunto. No debemos dejar morir a la generación que luchó contra las dictaduras, intentó reconstruir después de la guerra y construyó Europa”.

Fuente: DW.