Los casos de coronavirus COVID-19 prácticamente se duplicaron el viernes en Corea del Sur, elevando el balance a más de 200, la mayoría de ellos relacionados con una secta cristiana.

Si se excluye el foco de infección registrado en el crucero “Diamond Princess” en Japón, Corea del Sur se convierte en el país con el mayor número de casos de coronavirus COVID-19 a nivel nacional después de China.

Las autoridades surcoreanas confirmaron el viernes un total de 100 nuevos contagios, de los cuales 85 están vinculados a la “Iglesia de Jesús Shincheonji”, situada en la ciudad de Daegu, la cuarta más grande de Corea del Sur con más de 2,5 millones de habitantes.

El saldo total de infectados asciende ahora a 204 en el país.

En total, más de 120 fieles de esta iglesia están ahora contagiados. Una mujer de 61 años, miembro de esta secta cristiana y que no sabía que había contraído la neumonía viral les transmitió el virus asistiendo a los oficios religiosos.

El alcalde de la ciudad instó a la población a quedarse en casa.

Por su parte, el mando de la guarnición del ejército estadounidense en la ciudad, donde viven y trabajan unos 10.000 soldados, civiles y familiares, ha restringido el acceso.

El viernes, los habitantes de la ciudad llevaban puesta una mascarilla.

¿Un segundo Wuhan?

En el exterior de la iglesia Shincheonji, Seo Dong-min, de 24 años, contó a la AFP que está preocupado.

“Con tantos casos confirmados aquí, me temo que Daegu se convierta en un segundo Wuhan”, comentó refiriéndose a la ciudad del centro de China donde se originó la epidemia.

La Iglesia de Shincheonji es una secta que afirma que su fundador, Lee Man-hee, se ha puesto el manto de Cristo y llevará a 144.000 personas al cielo el día del juicio final.

El municipio de Daegu estima que 1.001 fieles de esta secta podrían haber asistido a los oficios religiosos en los que estuvo la sexagenaria.

El centro coreano para el control y la prevención de enfermedades dio cuenta de otro caso confirmado de COVID-19 en un hospital del condado de Cheongdo, cerca de Daegu, lo que eleva a 16 el número de personas, entre pacientes y personal médico, contagiadas en este establecimiento.

Un paciente murió el miércoles del nuevo coronavirus.

Secta e infección

Se ha abierto una investigación para determinar si la adepta de la Iglesia Shincheonji tenía un vínculo con el foco de la infección, que es el hospital. En febrero ella estuvo en la provincia de Cheongdo.

El gobierno surcoreano declaró el viernes que Daegu y Cheongdo se convierten en “zonas de gestión especial”.

El primer ministro, Chung Sye-kyun, anunció que enviarán a la región afectada personal médico, camas para los enfermos y material.

El Ejecutivo se reunirá tres veces por semana para evaluar la epidemia de COVID-19.

La Iglesia Shincheonji cerró todas sus estructuras en Corea del Sur y en un comunicado dijo que lamentaba “que uno de sus miembros, que consideraba que tenía un resfriado porque no había viajado al extranjero, haya contagiado a muchos de nuestra iglesia, causando preocupación en la comunidad local”.

Fuente: DW

Te puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__

Ad will display in 09 seconds

Categorías: Mundo

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.