Kim Jong-Un asegura haber desarrollado un nuevo misil intercontinental que podría alcanzar a todo el mundo, excepto Sudamérica.

El dictador de Corea del Norte, Kim Jong-Un, supervisó personalmente el lanzamiento de prueba del “nuevo prototipo” de un misil balístico intercontinental que tendría alcance de prácticamente todo el mundo: solo una parte de Sudamérica queda fuera de rango.

El lanzamiento del jueves fue la primera vez que Pyongyang disparó un misil intercontinental desde 2017, cuando Trump lo apodó “Rocketman”, lo amenazó con desaparecerlo de la existencia y negoció exitosamente un acuerdo de paz con Corea del Sur.

Sin embargo, las relaciones rápidamente se deterioraron tras la llega de Joe Biden a la Casa Blanca, y ahora el líder comunista se aprovecha del caos mundial para hacer su retorno. Cabe recordar que cuando Obama se fue de la Casa Blanca, en su breve reunión de traspaso de mando con Trump, le mencionó que “en 2 o 3 meses tendrás una guerra con Corea del Norte”.

Por suerte esto no ocurrió, gracias a las maniobras diplomáticas de Trump, pero evidentemente su figura era la garante de paz, y la vuelta del Partido Demócrata a Washington D.C., significó la vuelta de “Rocketman”.

El nuevo prototipo del Hwasong-17 parece haber viajado más alto y más lejos que cualquier misil intercontinental anterior probado por Corea del Norte.

El Hwasong-17 es un misil balístico intercontinental gigante presentado por primera vez en octubre de 2020 y los analistas lo denominaron “misil monstruo”. Nunca antes se había probado con éxito y el lanzamiento provocó la indignación inmediata de los vecinos de Pyongyang y de los Estados Unidos.

Generándole una épica incluso mayor, los medios estatales publicaron fotografías de Kim, vestido con una chaqueta de cuero negro y gafas de sol oscuras, caminando por la pista frente al gigantesco misil transportado en un camión de 11 ejes.

Según informó la Agencia Central de Noticias (la KCNA), el lanzamiento de prueba se realizó bajo la “guía directa” del “líder Kim“. “El misil, lanzado en el Aeropuerto Internacional de Pyongyang, viajó hasta una altitud máxima de 6.248,5 km y voló una distancia de 1.090 km durante 4.052 segundos antes de golpear con precisión el área preestablecida en aguas abiertas en el Mar de Japón“, dijo la KCNA.

El misil aterrizó en aguas territoriales japonesas, lo que provocó la ira de Tokio, pero KCNA dijo que el lanzamiento se había llevado a cabo “en un modo de lanzamiento vertical teniendo en cuenta la seguridad de los países vecinos“.

Seúl, Washington y el jefe de la ONU, Antonio Guterres, denunciaron el lanzamiento como una “clara violación” de las resoluciones del Consejo de Seguridad, mientras que Japón dijo que amenazaba la “paz y la seguridad” en la región.

Corea del Norte está bajo fuertes sanciones internacionales por sus programas de armas, y el Consejo de Seguridad de la ONU convocó a una reunión de emergencia sobre el lanzamiento este viernes.

El lanzamiento del jueves, uno de casi una docena de pruebas de armas de Corea del Norte en lo que va del año, marcó un dramático regreso a las pruebas de largo alcance por parte del país con armas nucleares.

Kim dijo que la nueva arma “realizaría de manera meritoria su misión y deber como un poderoso elemento de disuasión de la guerra nuclear”, según KCNA. Corea del Norte mantiene que mientras en Estados Unidos “no haya una dirigencia con la que se pueda negociar”, no hay otra opción para el país que armarse nuclearmente.

Fuentes cercanas al régimen juche han citado el derrocamiento de Saddam Hussein en Irak o el de Muamar Gaddafi en Libia como dos ejemplos de líderes “anti-imperialistas” que por no desarrollar armas nucleares, fueron abatidos por Estados Unidos.

Kim dijo que su país ahora tiene “capacidades militares y técnicas formidables que no se ven afectadas por amenazas militares ni chantajes” y que estaría “totalmente listo para una confrontación duradera con los imperialistas estadounidenses“, informó la KCNA.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.