(Redacción Bles) Luego de los tiroteos masivos del miércoles pasado en Florida, EEUU, la reportera izquierdista Becky Griffin llamó a las mujeres a “abortar más bebés” como una forma de solucionar el problema de la criminalidad.

En un tweet, que no tardó en volverse viral, la modelo y reportera publicó el jueves pasado que el tirador Nikolas Cruz no habría llevado a cabo el asesinato masivo en Florida si su madre lo hubiera abortado en lugar de ponerlo en adopción, de acuerdo a lo recogido por Breitbard.

“La mujer pone al bebé en adopción, crece hasta convertirse en un joven violento que pasará el resto de su vida en prisión por un asesinato masivo. Cuéntame más sobre cómo los abortos son incorrectos “, escribió Griffin, en un provocativo tweet, agregando los hashtags #Florida y #ParklandSchoolShooting.

El tweet de la antigua reportera de MTV se refería a un informe de Associated Press que Nikolas y su hermano habían estado viviendo con un amigo de la familia después de la muerte de sus padres adoptivos.

El tweet de Griffin sugería que la madre biológica de Cruz debería haberlo exterminado en el útero en lugar de ponerlo en adopción, un punto que ratificó en otro tweet respondiendo a los críticos: “Esto llamó tanto la atención al apuntar a conclusiones como que creo que la adopción es incorrecta, cuando todo lo que dije fue que una mujer que claramente no era apta para tener un hijo, no lo crió, y tal vez podría haber resultado mejor si ella podría haber hecho una elección”.

Con “elección” ella se refiere obviamente al aborto, ratificando sus dichos de que es la mejor opción para una mujer que no quiere la maternidad, o que no está en la situación óptima para concebir.

El twitter fue replicado en las redes sociales por activistas pro-vida, las cuales estaban desconcertadas ante una declaración tan extrema de una referente de los medios, y compartieron un enlace de un estudio refutando la teoría de que los abortos reducen el crimen.

Muchos otros usuarios que respondieron a los tweets de Griffin, varios alegaron que la mayoría de los niños adoptados ha crecido hasta convertirse en miembros productivos de la sociedad, y algunos incluso han sido destacados líderes e innovadores, de acuerdo a The New American.

“La mujer pone al bebé en adopción, resulta ser Steve Jobs”, escribió el comentarista conservador Ben Shapiro en una parodia de la observación de Griffin. “Dime otra vez cómo los abortos son correctos”.

Incluso los partidarios del aborto legal estaban horrorizados por los tweets de Griffin. El periodista independiente Robin Marty, por ejemplo, respondió: “Wow. Estimados defensores de los derechos al aborto: si está utilizando el hecho de que el tirador de Florida fue adoptado para promover la legalidad del aborto, lo está haciendo muy, muy mal”.

Griffin intentó justificar su postura con dos argumentos. En primer lugar, aludiendo a que el aborto generalizado ha conducido a tasas de criminalidad más bajas al eliminar a aquellos que probablemente cometan delitos, una teoría que ha sido desacreditada por múltiples investigadores.

El otro argumento que sostuvo fue que debido a que la enfermedad mental es una condición hereditaria, a cualquier persona con una enfermedad mental se le debería prohibir la procreación.

“La enfermedad mental es genética”, twitteó. “Entonces, si el tirador estaba mentalmente enfermo, ¿adivina de dónde vino? Los padres que no estaban en condiciones de criarlo”.

El sospechoso del tiroteo en una escuela de Florida, Nikolas Cruz, comparece ante la corte en Fort Lauderdale el lunes 19 de febrero de 2018. (Mike Stocker/South Florida Sun-Sentinel via AP, Pool)

Sobre la madre biológica de Cruz, Griffin escribió, “nunca se les debería haber permitido tener hijos”. Nunca. Lo siento si esto lastima a los enfermos mentales aquí, pero quizás deje de ser egoísta y narcisista y reconozca que tiene un déficit emocional que puede dañar a sus propios hijos y familia”.

Un usuario respondió a Griffin: “Sí, la enfermedad mental puede ser genética. Pero puede ser tratado. No está garantizado que fuerzas externas genéticas o no (padres, entorno social, etc.) a menudo jueguen un papel importante. Las personas no están predestinadas a ser monstruos. Por lo tanto, esta justificación para el aborto se desmorona”.

Decidir quién puede o no tener hijos -para evitar que los “no aptos” sigan procreando- fue la razón de ser del movimiento eugenista.

Ese movimiento condujo tanto al Holocausto nazi como al aborto legal, que solo en los Estados Unidos asesinó a más de 60 millones de vidas. Esto es algo que el presidente Donald Trump está tratando de frenar desde que asumió su mandato en enero de 2017.

Becky Griffin, de 40 años, nació en Givatayim, Israel. Su madre, Ariela, era contadora de la cadena de librerías Steimatzky y tiene ascendencia judía yemenita. Su padre, Bob Griffin, es un estadounidense irlandés que jugó como armador en la liga de baloncesto profesional de Israel desde 1972 hasta 1979 y más tarde se convirtió en profesor de literatura.

Griffin hace comerciales desde los 11 años y ha tenido participaciones en varios dramas televisivos, convirtiéndose en una activista y portavoz de los derechos de la mujer, aunque muchos la catalogan de extremista y de mal ejemplo para la juventud.

Temas: Categorías: Mundo