Redacción BLesUna delegación de jugadores y sindicalistas de la NBA se reunieron el lunes pasado con el Papa en el Vaticano luego de que un asistente del pontífice se pusiera en contacto con los basquetbolistas para expresar su interés en las campañas por la justicia social, el racismo y la desigualdad económica que llevó a cabo la asociación nacional de basquetbol, reportó Breitbart.

No obstante, tanto la NBA como el Vaticano han estado bajo intenso escrutinio y críticas por estrechas sus relaciones con el régimen chino, uno de los peores violadores de los derechos humanos de la historia reciente. Mientras en sus actividades públicas la NBA y el Vaticano promueven estos valores, sus relaciones con China socavan completamente su mensaje.

Según el reporte de ESPN, el Papa mostró interés por lo que los jugadores de la NBA hicieron durante el inicio de la temporada, quienes mostraron mensajes en sus remeras y en la cancha de juego a favor del movimiento marxista Black Lives Matter y otras expresiones repudiando casos de personas negras que murieron en incidentes con la policía.

El Papa Francis se reúne con una delegación de cinco jugadores de la NBA y funcionarios de la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto en el Vaticano el 23 de noviembre de 2020. (Medios de comunicación del Vaticano/Handout vía REUTERS)

Pero los estadounidenses sí se dan cuenta: los juegos de las finales de esta temporada de basquetbol fueron los eventos deportivos menos vistos en la historia de la NBA con un tercio menos de televidentes que en 2019.

Según una encuesta de septiembre, el 39% de los americanos dejó de ver los partidos de la NBA debido a que se hizo demasiado político y un 19% dijo que dejó de seguir la NBA por su relación con la China comunista.

En octubre de 2019 el entrenador de los Houston Rockets publicó un tweet dando su apoyo a las masivas manifestaciones pacíficas contra la toma del control de Hong Kong por parte del PCCh, solo para enfadar al régimen comunista de Beijing y provocar una inmediata disculpa y retractación por parte del entrenador y del comisionado de la NBA, Adam Silver.

Le recomendamos:

En julio de este año, la NBA también fue denunciada por malos tratos y abuso infantil en sus escuelas de entrenamiento en China, y además tuvo que cerrar un centro de entrenamiento en la provincia de Xinjiang luego de que se revelaran las horrorosas violaciones a los derechos humanos de los uigures en dicha región.

Es una realidad: tener negocios con el PCCh y no macharse con las innumerables aberraciones del régimen comunista no es fácil: desde el trabajo forzado, las torturas, la sustracción de órganos a personas vivas, el aborto forzado y los miles de otras injusticias que viven los chinos, quien puede decir que sus negocios en China no asistieron al PCCh a mantener este régimen perverso.

Entonces, ¿pueden los jugadores de la NBA y el Papa que firmó un acuerdo con el régimen comunista reconocido por su guerra contra la fe hablar de justicia social o desigualdad cuando encubren con sus acciones las peores injusticias y la peor desigualdad del mundo?

Álvaro Colombres Garmendia – BLes.com