Redacción BLesUna coalición de líderes de partidos políticos de 16 países europeos, firmaron una declaración conjunta rechazando el modelo globalista de la Unión Europea la cual intenta crear un ‘super estado europeo’ pidiendo que se respete la cultura y herencia de cada país miembro.

Según Euractiv, el documento lo habrían firmado por importantes referentes como Santiago Abascal de Vox España, Viktor Orbán primer ministro de Hungría, el senador Matteo Salvini de Italia, Marine le Pen de Francia, Jarosław Kaczyński del PiS, Polonia, Giorgia Meloni de Hermanos de Italia, y varios partidos de derecha de Bulgaria (VMRO), Austria (FPÖ), Bélgica (Vlaams Belang), Dinamarca (Dansk Folkeparti), Estonia (EKRE), Finlandia (Perussuomalaiset), Grecia (Ellinikí Lýsi), Países Bajos(Ja21), Lituania (Lietuvos lenkų rinkimų akcija) y Rumanía (Partidul Național Țărănesc Creștin Democrat).

“La cooperación de las naciones europeas debe basarse en la tradición, en el respeto a la cultura y a la historia de los Estados europeos, en el respeto a la herencia judeocristiana de Europa y en los valores comunes que unen a nuestras naciones, y no en su destrucción”, escribieron los líderes europeos.

El líder del PiS de Polonia dijo que la declaración se firmó en anticipación al debate que tendrá el bloque europeo sobre el futuro de la Unión Europea. Según el polaco, el bloque plantea cambios que se alejan radicalmente de lo que fueron los principios fundadores de la unión.

Los firmantes advirtieron que la Unión Europea, mediante estructuras políticas como la Corte de Justicia Europea que con sus fallos han presionado a los miembros a seguir una agenda más bien progresista sin tener en cuenta la preferencia de cada país por optar por políticas más tradicionales, quiere “crear un superestado europeo y nuevas estructuras sociales” lo cual “es una manifestación de la peligrosa e invasiva ingeniería social conocida en el pasado, que debe provocar una legítima resistencia”.

Los firmantes proponen una reforma para cambiar el rumbo al que se dirige el bloque donde los estados miembros tengan instituciones con la misma autoridad que aquellos que representan la Unión Europea.

“La sobreactividad moralista que hemos visto en los últimos años en las instituciones de la UE ha dado lugar a una peligrosa tendencia a imponer un monopolio ideológico”, dice la declaración conjunta.

Le recomendamos: Francisco ROMPE todos los límites y CAMBIA la doctrina cristiana

Ad will display in 09 seconds

“Todos los intentos de transformar las instituciones europeas en organismos que se antepongan a las instituciones constitucionales nacionales crean el caos, socavan el sentido de los tratados, cuestionan el papel fundamental de las constituciones de los Estados miembros, y las disputas resultantes sobre las competencias se resuelven, de hecho, mediante la imposición brutal de la voluntad de las entidades políticamente más fuertes sobre las más débiles”, aseguran los líderes políticos.

Hungría desata guerra ideológica en el bloque

El primero ministro húngaro, Viktor Orbán, generó gran tensión días atrás cuando firmó una ley prohibiendo que las escuelas desplieguen material promoviendo la homosexualidad y el ‘cambio de género’ en niños.

Para el gobierno conservador de Hungría, la ley sirve para proteger a los niños de los pedófilos y la educación sexual es un deber de los padres.

La medida atrajo las críticas inmediatamente y 17 de los 27 miembros firmaron una carta ‘reafirmando su compromiso con la protección de los derechos de los homosexuales’, incluso el primer ministro holandés pidió a Orbán que respete los derechos de los LGBT o se vaya de la Unión Europea. Pedro Sanchez, el primer ministro de España fue quien redactó y promovió la carta.

No obstante, el ministro de Educación polaco Przemyslaw Czarnek dijo este 28 de junio que Polonia debería seguir el mismo ejemplo de Hungría:

“Esta ley establece que las lecciones escolares que tocan cuestiones de sexualidad no deben promover la reasignación de género o la homosexualidad. ¡Deberíamos copiar esta normativa en suelo polaco en su totalidad!”

La división entre líderes conservadores y liberales podría generar una ruptura en el bloque si las demandas de los conservadores no se cumplen y fuerzan a estos países a aceptar decisiones que no tienen en cuenta la voluntad de su pueblo.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com