Redacción BLes– La administración de Joe Biden estaría planeando enviar aviones bombarderos nucleares a una base aérea estadounidense cercana a Rusia como advertencia al gobierno del presidente ruso Vladimir Putin sobre los esfuerzos para establecer un cambio en las relaciones con ese país.

De acuerdo con Express UK, se espera que el ejército envíe cuatro bombarderos B-1, capaces de transportar misiles nucleares, y cerca de 200 soldados estadounidenses a la base aérea de Orland en Noruega, ubicada a tan sólo 2 kilómetros de Moscú mientras que los bombarderos estarán ubicados en los límites del espacio aéreo ruso.

Se espera que las misiones estadounidenses que se dirigen al Círculo Polar Ártico comiencen a trasladarse durante las próximas semanas en donde también se llevarán a cabo simulacros en el espacio aéreo internacional frente al noreste de Rusia.

De acuerdo con funcionarios estadounidenses, la medida significa que EE. UU. tiene la capacidad de reaccionar más rápido ante cualquier movimiento de Rusia que ponga en riesgo la seguridad nacional.

De acuerdo con el general Jeff Harrigian, comandante de las fuerzas aéreas de EE. UU. en Europa y África, “la preparación operativa y nuestra capacidad para apoyar a los aliados y socios y responder con rapidez es fundamental para el éxito combinado”.

Hasta ahora las misiones estadounidenses en el Ártico se han llevado a cabo desde el Reino Unido.

Funcionarios del Departamento de Defensa de Estados Unidos, han dicho que hay preocupaciones respecto a las acciones militares rusas en el ártico.

Le recomendamos:

La exsecretaria de la Fuerza Aérea, Barbara Barrett, dijo el año pasado que “las recientes inversiones rusas en el Ártico incluyen una red de activos aéreos ofensivos y sistemas de misiles costeros”.

Por su parte, el exsecretario de la Marina, Kenneth Braithwaite, dijo al medio de comunicación Breaking Defense, que Estados Unidos podría usar ejercicios de “libertad de navegación” para garantizar el acceso al Ártico.

Desde que Biden asumió el cargo como el 46°. presidente de los Estados Unidos, ha sido enfático al señalar que habrán cambios en las relaciones bilaterales con Rusia, adoptando una postura más dura que la de su antecesor, Donald Trump, cuya administración sostuvo relaciones bilaterales estables con Moscú.

De acuerdo con Newsweek, por ahora los diplomáticos rusos han expresado pocas esperanzas de que se presente un deshielo entre el Kremlin y Estados Unidos frente a las predicciones generalizadas de que Biden adoptará un acercamiento más duro con Moscú.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova dijo que dentro de un mes se espera que la política de la nueva administración de Joe Biden se defina para tratar con Rusia.

Zakharova afirmó que hasta ahora solo ha habido conversaciones telefónicas entre el presidente ruso Vladimir Putin y Joe Biden, así como con el canciller ruso Sergey Lavrov y el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken.

“A mi modo de ver, no sólo el equipo, sino los enfoques aún están en proceso. Aún no se han anunciado enfoques para los temas clave, al menos los de la agenda internacional”, dijo Zakharova, según informó la agencia de noticias rusa Tass.

César Munera – BLes.com