Este artículo es la continuación de la primera parte: ¿Por qué la élite busca refugio en Nueva Zelanda? (1ra parte).

(Redacción Bles) Seguramente muchos de los lectores recuerdan al polémico bunker noruego conocido como el ‘Arca de las semillas’, capaz de albergar 3 millones de semillas. Pero al parecer eso es solo la punta del iceberg de un enorme y sofisticado entramado de refugios secretos que la élite está construyendo para los días finales.

Esa pequeñísima proporción de la sociedad que prácticamente controla todo el mundo desde las sombras, está invirtiendo cada vez más recursos en adquirir enormes terrenos en diversas partes del mundo para utilizarlos como bunkers, ciudades subterráneas o refugios de lujo ante el cataclismo final. De hecho, el ‘Arca de semillas’ fue impulsado por la Fundación Rockefeller, la Fundación Gates y Monsanto, entre otras oscuras organizaciones.

Si el proyecto de ‘Arca de semillas’ se hizo de conocimiento público, el lector podrá imaginarse lo que no ha salido a la luz.

Refugio de semillas en Noruega.

Sin ir más lejos, Wikileaks reveló un cable emitido por la embajada de Estados Unidos en Oslo el 9 de diciembre de 2010 sobre una espiral vista en los cielos de Noruega. En el mismo refiere a la existencia de inmensos bunkers secretos en ese país conocidos por su nombre clave “Proyecto Alice”, recomendando a las autoridades su inmediata activación ante el inesperado fenómeno.

Ciertamente, estas personas, con mucho dinero y poder, han ejecutado la mayoría de sus planes en el anonimato y han querido que quede así. Sin embargo, no han podido evitar que algunos de sus preparativos, se filtren a la opinión pública.

Números que asombran (y asustan)

Diseño del refugio armado en un silo de Kansas, Estados Unidos.

Diez familias americanas poseen un total de 5,5 millones de hectáreas en Estados Unidos, superficie que supera algunos estados del propio país, según un estudio de la experta Yulia Gúschina para el portal Lenta.ru.en.

Con casi 900 mil hectáreas en su poder, John Malone -presidente del poderoso grupo Liberty Media– es considerado el mayor terrateniente de Estados Unidos. Sus tierras representan 150 veces la superficie de Manhattan. Su ‘cólega’ en el mundo de los medios, el fundador de CNN, Ted Turner, se cree que cuenta con al menos 800 mil hectáreas.

En 2010, Malone reconoció que había comprado un retiro en la frontera de Quebec como medida de seguridad para “tener un sitio donde ir en caso de que las cosas salten por los aires aquí” (el área de la ciudad canadiense es considerada un posible ‘centro de supervivencia’ ante un aumento desmesurado del nivel del mar).

Pero estas familias poderosas no solo invierten en tierras de su país, sino que han adquirido enormes extensiones en sitios remotos, lo que ha generado todo tipo de cuestionamientos y sospechas.

Imagen ilustrativa.

El Grupo Benetton se ha convertido en el mayor terrateniente de Argentina, con más de 844 mil hectáreas. En estas tierras hay aproximadamente 280.000 ovejas (que producen 1.300.000 kilos de lana por año), 16.000 vacas, 8.500 hectáreas plantadas con soja, 24.600 hectáreas de pino ponderosa, 4.600 hectáreas de pino murrayana y oregon y 1.100 hectáreas de forraje con riego por aspersión.

Asimismo, en la prensa sudamericana se divulgó que la familia Bush adquirió unas 40.000 hectáreas en el norte de Paraguay en 2006.

Sin embargo, evidentemente Latinoamérica no es la preferida de las élites, sino que han escogido un sitio aún más remoto para salvaguardarse ante una hecatombe global: Nueva Zelanda.

Desde hace un tiempo se ofrecen en el mercado neozelandés casas lujosas que vienen con canchas de tenis, piscinas y salas de medios de comunicación – y algunas incluso cuentan con sus propios embarcaderos personales donde una familia puede amarrar su barco.

Pero la cubierta de la torta para aquellos que buscan hacer una escapada rápida viene en forma de helipuertos privados o, mejor aún, su propia pista de aterrizaje.

De hecho, según datos de ´The New Zealand Herald’, solo en 2016 más de 3.500 kilómetros cuadrados de terreno del país pasaron a manos de ciudadanos extranjeros.

Líderes de Silicon Valley (como el fundador de PayPal Peter Thiel), el director de cine James Cameron, el magnate industrial ruso Alexander Abramov y el multimillonario estadounidense William Foley, entre tantos otros, han adquirido enormes extensiones de tierra en el país oceánico.

Mansiones subterráneas y blindadas

Una de las entradas al Survival Condo Project, un refugio subterráneo en Kansas, Estados Unidos.

Si bien este selecto grupo lleva una vida privada sumamente hermética, por lo cual es difícil conocer sus pasos, podemos encontrar algunos llamativos aspectos de sus refugios en base a información que ha salido en la prensa.

En primer lugar, cabe destacar que en los últimos años la demanda de construcción de bunkers se ha disparado: Gary Lynch, gerente general de Rising S Bunkers Co., una firma de Texas, afirma que en el año 2016 los encargos para bunkers subterráneos de alta gama crecieron un 700%.

Gary Lynch en la construcción de un bunker.

Por ejemplo, la compañía instaló un complejo de 37 habitaciones y 2.700 metros cuadrados en el Valle de Napa, California, para un cliente ganador de un Oscar. El refugio, que fue vendido en 10 millones de dólares, cuenta con sauna, jacuzzi, campo de tiro y un home theater ultragrande, entre otros extravagantes espacios de ocio.

Parte de la construcción de un refugio para un cliente hecho por Rising S Bunkers Co. (Rex Featured)

¿Para quién habrá sido construido este lugar y con qué fin?

Cabe destacar que gran parte de las personas destacadas del arte y el entretenimiento están vinculadas con las élites. De hecho, las familias más poderosas del mundo utilizan el poder de influencia en las masas de muchos de los artistas, directores y productores de Hollywood para adoctrinar tácitamente a la población con los distintos aspectos de su plan para llevar a cabo el denominado ‘nuevo orden mundial’.

Un ejemplo de ello es Leonardo Di Caprio, quien es uno de los principales promotores del “peligro del calentamiento global”, fenómeno que muchos empresarios, políticos y académicos afirman que es absurdo, que no existe y que ha sido justamente inventado por esta élite (junto con sus títeres de la izquierda moderna) para llevar a la quiebra al sector empresarial, crear caos en la sociedad e impulsar el establecimiento de un gobierno global totalitario.

El caso del protagonista de “Titanic” resulta emblemático para exponer la relación entre las figuras del entretenimiento y las élites ya que cuando el actor ganó el Oscar, aprovechó su exposición ante todo el mundo para nuevamente sembrar pánico sobre el “cambio climático y sus consecuencias”.

Es por ello que no es extraño que figuras destacadas del mundo del entretenimiento también estén construyendo refugios ante un eventual colapso del status quo.

Estos bunkers, que valen millones y millones de dólares, son auténticas residencias de lujo que escapan de nuestra imaginación: incluyen piscinas, invernaderos, salas de juegos y gimnasios, entre otras tantas comodidades.

Foto de una piscina con paisajes artificales dentro de un bunker de lujo. (CNN Chile)

Las estructuras fortificadas están diseñadas para resistir un ataque nuclear y están equipadas con sistemas de energía, sistemas de purificación de agua, válvulas de hornos y biología nuclear química de filtración de aire.

La mayoría incluye el suministro de alimentos para un año o más, y muchos tienen jardines hidropónicos para complementar las raciones.

Una ciudad bunker

Según afirman los creados de Vivos xPoint, la ciudad está diseñada para “soportar prácticamente todo”. (Vivos xPoint)

La sensación de la inminente llegada de una catástrofe o crisis humanitaria global también ha penetrado en la clase adinerada que no es la más rica del planeta.

Cerca de las Black Hills de Dakota del Sur, se encuentra Vivos xPoint, un antiguo refugio que consta de 575 bunkers militares que sirvieron como Municiones del Ejército Depot hasta 1967.

(Vivos xPoint)

Según informa CNN Chile, allí se trabaja en una instalación que dará cabida a cerca de 5.000 personas. Los interiores de cada bunker estarán equipados por los propietarios a un costo de entre 25.000 y 200.000 dólares cada uno. El precio depende de si quieren un espacio minimalista o una casa con acabados de alta calidad.

La comunidad de bunkers estará equipada con todas las comodidades de una pequeña ciudad, incluyendo un teatro, salones, jardines hidropónicos, una clínica médica, un spa y un gimnasio.

En otra propiedad del Valle de Napa, Rising S Co. construyó un complejo de 9 millones de dólares y 2.300 metros cuadrados con establos para caballos y alojamiento para 12 personas. Este sitio tiene cuatro túneles de escape, varias habitaciones escondidas y una casa sobre el terreno “disfrazada de un establo de caballos”, detalla Lynch en conversación con The Hollywood Reporter.

La compañía también está diseñando un búnker de 3 millones de dólares para “una importante figura deportiva del sur de California”.

Se cree que muchos de los bunkers en Estados Unidos, algunos nuevos y otros antiguos refugios nucleares de la época de la Guerra Fría en proceso de renovación, son concebidos para permanecer 500 horas bajo el agua, resistir temperaturas exteriores de 700 grados Celsius, vientos de 700 km/h y series de temblores de tierra de 10 grados en la escala Richter. Poseen sistemas de renovación de aire e incluso zonas de cultivo con luz solar artificial dentro de estas infraestructuras, lo cual les permitiría resistir años, décadas o incluso siglos.

Un refugio que podría funcionar “de forma indefinida”

Turbina eólica. (Survival Condo Project)

Larry Hall es el director general del Survival Condo Project, un complejo de apartamentos de lujo de quince pisos construido en un silo subterráneo de misiles Atlas en Kansas, Estados Unidos. La instalación albergaba una ojiva nuclear de 1961 a 1965, cuando se desmanteló.

En ese sitio, concebido para la amenaza nuclear soviética, Hall ha erigido una defensa contra los temores de una nueva era.

En 2008, pagó trescientos mil dólares por el silo y terminó la construcción en diciembre de 2012, a un costo de casi 20 millones de dólares. Creó doce apartamentos privados, los cuales ya están vendidos, según el mismo Hall detalló a The New Yorker.

Piscina interior del Survival Condo Project. (Survival Condo Project)
Piscina en Survival Condo Project. (Dan Winters / The New Yorker)
Una silla de dentista en el “ala médica” del proyecto Survival Condo.

El silo original del complejo de Hall fue construido por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército para resistir un ataque nuclear. El interior puede soportar un total de 75 personas. Tiene suficiente comida y combustible durante cinco años fuera de la red.

Asimismo, al criar tilapia en peceras y hortalizas hidropónicas bajo lámparas de cultivo, con energía renovable, podría funcionar de forma indefinida, destaca Hall.

Ciertamente, los mencionados proyectos no son los únicos de su tipo en Estados Unidos: se cree que solo en el propio territorio americano hay más de 100 bases subterráneas interconectadas.

Reciclando los refugios de la Unión Soviética

Europa no se queda atrás. En la República Checa se encuentra ‘El Oppidum’, el que ha sido anunciado como “el mayor búnker multimillonario en el mundo”.

El Oppidum, un enorme bunker subterráneo de 23 kilómetros cuadrados en el corazón de la República Checa. En la foto se aprecian las construcciones que están sobre el suelo.

En una superficie de 23 kilómetros cuadrados, cuenta con un helipuerto privado, lujosas salas bajo tierra, un jardín subterráneo (que tiene una luz natural simulada que imita un día soleado), un hospital, una sala de dentista y un corredor secreto que conecta los edificios de arriba con los de abajo, lo que permite a los residentes acceder rápidamente a la seguridad cuando se sienten amenazados, según un video promocional difundido por el diario británico Daily Mail.

Desde la superficie es inamovible y bajo tierra es colosal, una enorme mansión excavada en la roca.

Incluso su ubicación fue estratégicamente elegida en el centro de Europa, en una zona rural no develada cerca de Praga y a menos de dos horas de Londres y Moscú en jet privado.

Se comenzó a construir secretamente en 1984 durante un clima de tensión entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

“El búnker podrá proporcionar alojamiento a largo plazo para los residentes, hasta 10 años si es necesario, sin la necesidad de suministros externos”, afirmó un portavoz de la empresa de bienes raíces que adquirió el lugar en 2013 para transformarlo en un bunker excepcional.

De forma similar, otro mega bunker de la vieja Unión Soviética en Alemania, llamado ‘Vivos Europe One’, fue transformado por un agente inmobiliario en un complejo de supervivencia subterránea de cinco estrellas debajo de una montaña.

Pileta en Vivos Europe One.

Los invitados pueden hasta elegir tener un acuario lleno de peces tropicales en la parte frontal de su habitación.

Habitación con vista a un acuario en Vivos Europe One.

A pesar de que cada residente puede tener una piscina en su ‘casa’, hay una alberca comunal muy grande para ellos también. El área donde se ubica esta alberca da a un ‘paisaje natural’ en el que se simula el trascurso del día.

Un plus de este recinto es que tendría su propio zoológico, con una selecta variedad de especies que aseguren la supervivencia animal si ocurre la extinción masiva.

Además este complejo incluye un mini museo, sala de artefactos y una bóveda de ADN con semillas.

“La instalación reforzada es capaz de resistir una explosión nuclear sustancial a corta distancia, un accidente aéreo directo, agentes biológicos y químicos, ondas de choque, terremotos, tsunamis, pulsos electromagnéticos y prácticamente cualquier ataque armado”, destaca la revista Forbes.

Artículo publicado originalmente por BLes.com el 4 de abril de 2018