El progresismo dice tener visión de futuro, pero en realidad está anclado en el pasado lejano.

La izquierda política, especialmente en sus formas extremas, siempre ha sido hábil en el uso del lenguaje para promover sus fines. Reconociendo que la percepción importa más que la realidad, los exponentes del socialismo y el comunismo utilizan las palabras de una manera particularmente orwelliana, impartiendo significados a las palabras directamente opuestos a lo que sus etimologías nos harían sospechar. Un ejemplo bien conocido es la palabra “liberal”, que deriva del latín liber: “libre”. Originalmente se aplicaba a los pensadores que estaban a favor de la libertad individual y de un gobierno pequeño, pero ahora, gracias a los incansables esfuerzos de la izquierda, la palabra connota a un defensor de los impuestos altos y de las regulaciones invasivas.

Lo que los izquierdistas quieren en realidad es volver a una cultura primitiva y tribal.

Una perversión menos reconocida del lenguaje se encuentra en el término “progresista”, ahora preferido a liberal por muchos en la izquierda. No es difícil ver por qué un movimiento desearía tal etiqueta. Progresista connota progreso y el progreso es por definición algo bueno. Nadie habla de progreso hacia la bancarrota o la tiranía. El progreso implica un movimiento hacia un objetivo deseable. ¿Quién podría estar en contra de eso?

Pero también en este caso, la palabra no significa lo que cabría esperar; de hecho, significa todo lo contrario. A pesar de todo lo que dicen sobre el progreso, lo que los izquierdistas realmente quieren, la base sobre la que se asientan todas sus ideas, es una vuelta a una cultura primitiva y tribal. Me explico.

La palabra “progresista”

A principios del siglo XX, cuando se empezó a utilizar el término progresista, tenía cierto mérito en el sentido de que no era del todo deshonesto. Los progresistas de la época estaban interesados en la ciencia, la tecnología y el futuro. Los eugenistas estadounidenses trataban de aplicar las teorías de Charles Darwin y Gregor Mendel a la raza humana, diseñando una especie más perfecta mediante el diseño científico. Los futuristas italianos podían ser fascistas, pero al menos eran honestos en su deseo de derribar las estructuras tradicionales y mirar sólo hacia adelante.

Todo esto se basaba en los escritos de Marx y Hegel, que afirmaban que la marea de la historia era algo más que una acumulación de acontecimientos fortuitos, sino una fuerza con una dirección definida que nos conducía a todos hacia un futuro predeterminado de comunismo global. Los restos de este movimiento se ven hoy en día en el marxismo cultural que intenta destruir la religión, la familia e incluso instituciones tan trilladas como el género.

La palabra se ha unido a una amplia variedad de políticas de izquierda que son, en una palabra, regresivas.

Sin embargo, en el siglo transcurrido desde que el progresismo surgió como movimiento popular, la palabra ha perdido gran parte de su significado y se ha unido a una amplia variedad de políticas de izquierda que son, en una palabra, regresivas.

El ejemplo más evidente es la tendencia colectivista al igualitarismo económico. En la visión del mundo del socialista, todos deberíamos ser materialmente iguales, ya que es injusto que unos tengan más que otros. La propiedad, nos dicen, es un robo, y la justicia social exige la redistribución constante de la riqueza para garantizar que los ricos no estén mejor que los pobres.

¿Qué hay detrás de esto? ¿Es una preocupación altruista por el bienestar de los pobres? Difícilmente. Si se escucha la retórica de los igualitarios, no se preocupan tanto por alzar a los pobres como por descender a los ricos. Como dijo Margaret Thatcher al describir los puntos de vista de un oponente de izquierdas: “Preferiría que los pobres fueran más pobres, siempre que los ricos fueran menos ricos”.

Una visión primitiva del mundo

Hay una palabra para esto, aunque rara vez se discute y más rara vez se entiende. La palabra es “envidia”, el resentimiento por el éxito de otra persona. No hay que confundirla con los celos, que es desear lo que otro tiene. La envidia simplemente anhela disminuir con rencor a los que tienen éxito.

¿Por qué los hombres deben envidiar a los demás? La respuesta está en una visión del mundo equivocada, que considera la vida económica como un juego de suma cero. En resumen, la creencia de que la ganancia de un hombre debe ser necesariamente la pérdida de otro.

La idea de que hay algo intrínsecamente perverso en el éxito es tan antigua como el hombre mismo.

Nada es más primitivo que esta forma de ver el mundo. Incluso el estudio más superficial de la antropología revela lo común que es entre las tribus, no tocadas por la civilización, donde el éxito de los miembros individuales se atribuye a la brujería, al “mal de ojo” o a algún otro método sobrenatural para prosperar a expensas de otros.

En la mitología clásica, los dioses suelen estar motivados por la envidia para arremeter contra los humanos exitosos. Se recuerda a Aracne, la hija de un pastor a la que Atenea convirtió en araña por el pecado de ser buena tejiendo. Incluso la historia de la Torre de Babel en el Antiguo Testamento ve a los humanos cooperando para construir una estructura impresionante, sólo para ser derribados y sus lenguas confundidas por un dios envidioso. La idea de que el éxito tiene algo intrínsecamente perverso es tan antigua como el hombre mismo.

Sólo abandonando ese pensamiento mágico y abrazando las ideas de la propiedad privada y el individualismo ha conseguido la humanidad salirse de las profundidades de la pobreza y la privación que caracterizaron al hombre primitivo.

En su exhaustivo tratado sobre la envidia como motivador del comportamiento social, el sociólogo Helmut Schoeck comenta la ironía del progresismo:

El punto de partida real de los socialistas -y de los progresistas de izquierda- es generalmente idéntico al de los pueblos primitivos particularmente envidiosos. Lo que, durante más de un siglo, se ha hecho pasar por una “actitud mental progresista” no es más que una regresión a una especie de estadio infantil del pensamiento económico humano”.

F.A. Hayek profundiza en esto en su obra La fatal arrogancia, en la que se argumenta que el impulso socialista es natural porque se ajusta a las antiguas estructuras de las tribus y las familias, en las que la propiedad se comparte y el individuo es menos importante que el grupo. El error viene al aplicar el mismo modelo a grandes grupos de extraños, sin parentescos, donde los lazos que mantienen unidas a las tribus y hacen que se rindan cuentas están casi totalmente ausentes.

Progresismo Regresivo

Resulta casi cómico ver a los llamados progresistas burlarse de los conservadores por supuestamente aferrarse al pasado, mientras que al mismo tiempo condenan todo lo nuevo favoreciendo la antigua superstición y locura.

A pesar de toda su retórica pro-ciencia, el movimiento progresista mantiene una hostilidad hacia los avances tecnológicos.

La economía no es el único ámbito en el que los progresistas traicionan su veneración por el pasado. A pesar de su retórica a favor de la ciencia, el movimiento progresista mantiene una hostilidad hacia los avances tecnológicos, como los cultivos modificados genéticamente y los servicios de transporte compartido como Uber y Lyft, normalmente por motivos proteccionistas. Y, por supuesto, poco hay que decir de los ecologistas radicales, que añoran abiertamente una época en la que los seres humanos apenas existían en número suficiente para tener un impacto en el planeta.

Sin embargo, al señalar que el progresismo es en realidad regresivo, es importante no caer en la falacia opuesta de que algo es malo simplemente porque es viejo o bueno porque es nuevo. Ciertamente no es así en muchos casos. Hay mucho que decir de antiguas tradiciones como las hogueras y la familia nuclear, mientras que el hecho de que los palos para los selfies sean un invento reciente no los hace menos cancerígenos para el planeta. Sin embargo, hay que seguir sospechando de una ideología que disfraza su verdadera naturaleza afirmando que tiene visión de futuro cuando en realidad tiene sus raíces en un pasado lejano.

Teniendo esto en cuenta, sugiero que los que valoramos la verdad y la integridad dejemos de retroceder continuamente en la batalla por las palabras y, en su lugar, montemos una rara contraofensiva. Llamemos a esta marca de colectivismo primitivo lo que realmente es. Propongo el término “regresivismo” y espero que todos se unan a mí en su adopción.

Logan Albright – FEE

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.