Un hombre murió calcinado en extrañas circunstancias en Londres, Inglaterra. Los hechos se presentaron en la mañana del 17 de septiembre en el municipio de Haringey al sur de la capital inglesa, pero no es hasta ahora que se reporta ante los medios de comunicación.

Los testigos que presenciaron cómo las llamas consumían al hombre, intercedieron para ayudarlo, no obstante el fuego era cada vez más intenso, por lo que no pudieron hacer mucho más que avisar a la policía. Solo cuando los bomberos llegaron pudieron controlar la situación, de acuerdo al medio británico Independent.

Tan pronto como oficiales de la policía como la brigada de bomberos arribaron al lugar, apagaron las llamas y al instante se procedió al traslado del implicado en helicóptero al hospital para recibir cuidados intensivos, pero aun no fue posible salvarle la vida debido al estado de las heridas.

Según las evaluaciones de las autoridades, no se encontró ningún elemento inflamable impregnado en la ropa de la víctima. Luego de que investigadores de Haringey llevaran a cabo los respectivos protocolos no procedieron a emitir orden de arresto a ningún implicado ya que al momento no lo hay.

El hombre se llamaba John Nolan, un irlandés de 70 años jubilado que trabajó como constructor.

El incidente se presentó en las cercanías de su casa / Foto: thesun.ie

El oficial Damien Ait-Amer a cargo de la investigación declaró: “El Sr. Nolan era un miembro muy querido de la comunidad y ninguna de nuestras investigaciones hasta ahora ha indicado que haya estado involucrado en una disputa de ningún tipo. El testimonio de los testigos tampoco sugiere que haya estado en contacto con otra persona en el momento del incendio”.

Se utiliza el término combustión espontánea humana para describir los supuestos casos de incineración de personas vivas sin una fuente externa de ignición, y cuyos cuerpos quedan reducidos casi en su totalidad a cenizas. Aunque existen multitud de hipótesis y casos presenciales donde se visualizó este fenómeno, la posición mayoritaria es de escepticismo sobre la propia existencia del mismo.