Redacción  BLes – El pasado domingo se registraron varios problemas de orden público que dejaron un saldo de 4 personas muertas al este de Londres, Reino Unido, una cifra que se enmarca en el preocupante aumento de homicidios provocados por ataques con arma blanca y arma de fuego.

De acuerdo con un artículo de La Voz de Europa, los crímenes violentos se han venido agravando en gran parte debido a los enormes recortes que se han implementado a la policía, los servicios juveniles, los consejos y las organizaciones benéficas por parte del gobierno del alcalde Sadiq Khan desde hace 8 años.

En una carta elaborada en el 2019, la parlamentaria conservadora Priti Patel instó al alcalde para que diera garantías de que estaba destinando suficientes recursos para el Servicio de la Policía Metropolitana.

Para entonces Patel afirmó: “Los londinenses deben estar seguros de que su policía y el comisario del crimen hacen todo lo posible para poner fin a esta violencia sin sentido. Quiero ver qué planes sólidos tiene para reducir los crímenes violentos en la capital. Tengo entendido que ha habido 90 homicidios en lo que va de año. 90 es demasiado”, según informó el Evening Standard.

El panorama que viven en el día a día los jóvenes que habitan en áreas urbanas y cuyos núcleos familiares son ausentes de una figura paterna o que afrontan algunas otras carencias en su desarrollo han llevado a que muchos de ellos busquen aceptación entre las bandas que se disputan el control por el narcotráfico en el día a día.

Como señala Katie Hopkins en una columna de opinión de la revista FrontPage, “los apuñalamientos se presentan como un mecanismo de iniciación, retribución o control, tan omnipresente como los ciclomotores utilizados para transportar sus drogas, o la música del simulacro que forma una banda sonora de sus vidas”.

“Ya ni siquiera sé de qué se trata esta guerra. Todo lo que sé es que si salgo de mi territorio la gente quiere matarme, y si la gente entra al mío, quiero matarlos. Es tan simple como eso”, señaló Hopkins citando las palabras de un joven perteneciente a una pandilla.

La columnista señala que a nadie le interesa hacerse cargo de una problemática social que tiene como protagonistas a los jóvenes afrodescendientes que tienen en sus filas incluso a jóvenes de apenas 10 años, criticando que como se matan entre sí, “nadie en el poder debe preocuparse”.

“Los políticos saben que estos afrodescendientes no son votantes. No tienen voz en los medios de comunicación. Nadie está clamando con rabia indignada. Incluso las madres de los asesinados son silenciadas por las pandillas a las que temen. Aquellos que deberían rendir cuentas pueden mirar hacia otro lado”, escribió Hopkins.

Como indica la también comentarista, entre los temas de interés del alcalde, la problemática entorno a los jóvenes afrodescendientes que mueren apuñalados no parece tener una mayor importancia. “Cuando la Policía Metropolitana creó una Matriz de Pandillas como parte de su Guerra contra las Pandillas, Sadiq Khan creó un grupo de trabajo para revisar si esta matriz era racista en su propósito”, dijo.

La matriz a implementar hace una evaluación de los pandilleros más peligrosos en cada uno de los distritos de Londres y con base en la gravedad de los delitos cometidos luego los clasifica designando un color, ya sea verde, ambar o rojo.

“Pero por supuesto, la izquierda, Amnistía Internacional y otros liberales de corazón sangrante se indignaron por este enfoque sensato, llamándolo: ‘La policía racista en su forma más pura'”, expresó la columnista.

“De los casi 4.000 nombres en la matriz en un momento dado, el 78% son negros y el 9% son de otras minorías étnicas”, agregó.

Hopkins señala que pese a que las autoridades catalogan las estadísticas como desproporcionadas, estas en realidad son representativas y “son una imagen precisa de la composición demográfica de las pandillas”.

“En Londres, dos tercios de los delincuentes de delitos con cuchillo son de menores de 25 años y de raza negra o de grupos étnicos minoritarios. Casi la mitad de las víctimas y sospechosos de asesinato en la capital son hombres jóvenes negros… muy por encima de la población de Londres, en la que el 13% son negros”, escribió la columnista.

En respuesta a la medidas propuesta por la policía, el alcalde Khan exigió que se removieran de la matriz los nombres de las pandillas, perjudicando directamente el trabajo de la Policía Metropolitana y a la vez dejando una brecha para el accionar de los grupos criminales.

“La Policía Metropolitana se ha visto obligada a eliminar 374 nombres después de que el regulador de datos del Reino Unido descubriera que violaban las leyes de protección de datos”, indica la columnista.

“Nadie se atreve a decir la verdad de esta matanza por temor a ser llamado racista. Es racista decir que estas pandillas de Londres son en su mayoría jóvenes negros. Es racista decir que la mayoría no tiene una figura paterna”

“Y es racista señalar que la mayoría no tiene educación ni calificaciones. Es racista decir que son jóvenes negros que se matan entre sí. Incluso cuando las estadísticas demuestran que esto es cierto”, agregó Hopkins.

Te puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__

Ad will display in 09 seconds

Temas: Categorías: Mundo

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.