Redacción BLesCientíficos que fueron presentados falsamente como imparciales al desinformar sobre la posibilidad de que el desastroso virus del PCCh (Partido Comunista de China) escapara del Instituto de Virología de Wuhan (WIV, por la sigla en inglés), China, han recibido beneficios del PCCh creando así conflictos de intereses. 

Se trata de los reconocidos especialistas Dr. Joseph Fair, Dr. Ian Lipkin, y de la investigadora Elodie Ghedin, quienes a través de importantes medios de comunicación han tratado de desacreditar la versión sobre el origen del virus PCCh que mayores probabilidades tiene, según reveló The National Pulse del 27 de abril. 

Por su parte Fair, colaborador científico de la NBC, pidió a la administración Trump que “dejara de culpar a China”, a pesar de todas las irregularidades cometidas por el PCCh, entre otras impidiendo una investigación independiente en el laboratorio e bloqueando las denuncias de los informantes.

También trató de desviar la atención de los críticos al enfatizar la supuesta “apertura de los laboratorios con respecto a compartir datos” a pesar de que el instituto borró 16.000 muestras de virus a finales de 2019 y siguió haciéndolo durante toda la pandemia.

En su trayectoria con el Instituto de Wuhan Fair cuenta con charlas exitosas presentadas en la sede y además “espera cooperar con el Instituto en el campo de la investigación pertinente en el futuro”, revela el informe  de The National Pulse. 

Fair también alaba sus buenas relaciones con los colegas del Global Viral Forecasting Institute (GVFI) de China, y destaca que son “colaboradores”, “colegas” y “amigos”, agregando: “He disfrutado mucho trabajando con ellos durante estos años”.

En el mismo sentido se ha expresado el Dr. Lipkin quien se convirtió en un vocero que afirmaba que “no hay pruebas que sugieran que [el virus PCCh] fue creado en un laboratorio”. Sus aseveraciones fueron amplificadas por medios como CBS y USA Today.

Lipkin se describió a sí mismo como “consultor” del régimen comunista chino y fue premiado por este. 

En este contexto la profesora Ghedin, que ya había visitado el WIV en 2016, también desvió la atención de los que sospechaban del WIV hacia la teoría de que el virus se había originado en el mercado húmedo de la ciudad. 

“La gente ha estado diciendo que es un virus manipulado. Y no lo es. Y lo sabemos mirando la información genética, mirando el código. Y el código dice mucho”, declaró Ghedin en el programa de entrevistas 60 Minutos de CBS News.

Le recomendamos: VACUNA contra el virus de Wuhan: “Cambiará fundamentalmente el ADN”, afirma médica

Ad will display in 09 seconds

Con relativa frecuencia se han denunciado los contactos que tiene el PCCh entre los académicos de Estados Unidos, y entre los políticos de alto nivel que suelen defender su peligrosa influencia a pesar de las flagrantes violaciones a los derechos humanos. 

Peor aún, el Ministerio de Ciencia y Tecnología del Partido Comunista Chino (PCCh), anunció que el régimen dictatorial planea construir próximamente otros tres laboratorios de bioseguridad de nivel 4 en todo el país, junto con 88 laboratorios de bioseguridad de nivel 3. 

Durante los anuncios, el ministro, Xiang Libin, informó acerca de la nueva Ley de Bioseguridad, la cual le permitirá al régimen tener más independencia para tomar decisiones al respecto y le generará una base legal para futuros inconvenientes.

Hasta ahora no ha sido posible que los demás países hayan obtenido respuestas satisfactorias y menos aún compensaciones económicas, por el desastre causado en todo el mundo con el virus PCCh, originado en la ciudad de Wuhan.

Por su parte, el exsecretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, es uno de los que defiende la teoría del origen del virus PCCh en el laboratorio de virología de Wuhan, y en varias oportunidades se ha referido al historial chino de accidentes con virus.

“Las infecciones accidentales en los laboratorios han causado varios brotes de virus anteriores en China y en otros lugares, incluyendo un brote de SARS en 2004 en Pekín”, dijo Pompeo en un comunicado.

José Hermosa – BLes.com