Redacción BLesEl municipio de Anhalt-Bitterfeld, en el estado de Sajonia-Anhalt, Alemania, declaró una catástrofe tras el peor ciberataque al país perpetrado por hackers o piratas informáticos.

El organismo federal de vigilancia de la ciberseguridad confirmó la incursión que inutilizó los sistemas del municipio, y los expertos consideran que la reparación de los daños podría demorar al menos una semana, de acuerdo con un informe de la Agencia Reuters del 10 de julio. 

“Estamos casi completamente paralizados”, dijo el portavoz oficial, mientras las autoridades  municipales se negaban a proporcionar detalles sobre la identidad del atacante o acerca de si había pedido un rescate.

Y agregó: “Este atentado tiene una repercusión directa en todas las áreas del espectro de servicios del distrito y, por tanto, afecta también a las inquietudes de los ciudadanos, que actualmente no pueden ser tramitadas”, según el medio alemán Süeddeutsche Zeitung.

Los hackers encriptaron una cantidad de archivos no determinada. Como medida de protección la administración procedió a desconectar todos los sistemas críticos de la red, intentando protegerse del robo de datos. 

El caso se halla bajo investigación policial. El mayor impacto que afecta al municipio es la imposibilidad de pagar las prestaciones sociales, por lo que acudió a solicitar la ayuda federal.

Si bien otras instituciones también habían sido afectadas por intrusiones similares, la que ocurrió en Anhalt-Bitterfeld es la primera en ser declarada como “catástrofe”. 

Por su parte, la agencia alemana de ciberseguridad BSI dijo que había enviado un equipo de crisis para atender la emergencia. 

Este ataque toma relevancia ante los graves y costosos hackeos de que han sido víctimas gigantescas entidades que conforman la infraestructura de Estados Unidos, como el oleoducto Colonial Pipe. 

El oleoducto Colonial Pipeline fue obligado a cerrar la distribución de combustibles a una gran parte del país en mayo, considerándose como el mayor ciberataque contra su infraestructura petrolera.

Luego, el 2 de julio, los piratas informáticos invadieron los sistemas de Kaseya, una empresa informática cuyo software es utilizado por miles de empresas en decenas de países de todo el mundo.

En este caso, los piratas informáticos secuestraron la información de más de 200 pequeñas empresas de Florida, EE. UU., y exigieron millones de dólares de rescate, constituyéndose en una seria amenaza para la cadena de suministros del país. 

Le recomendamos: Lo que hay DETRÁS del ASESINATO del presidente de HAITÍ

Ad will display in 09 seconds

Por otro lado, justamente el mismo día del ciberataque en Anhalt-Bitterfeld se inauguró el evento Cyber Polygon 2021, abierto por el fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab. En esta ocasión se debatió sobre los riesgos de los ciberataques.

Sobre el evento Schwab había dicho anteriormente: “Ya es hora de un Gran Reseteo, el cambio no está ocurriendo, tenemos una opción de permanecer pasivos y ver lo negativo, las tendencias negativas, [como] desigualdad, polarización, nacionalismo y racismo”.

Y agregó: “si no se detienen esas tendencias conducirán a un mundo poscoronavirus que definitivamente es menos sostenible, menos igualitario y mucho más frágil”.

El polémico Gran Reseteo planea reestructurar la organización mundial, y en consecuencia cada ser humano: “No poseerá nada, pero será feliz”, de acuerdo con su lema, lo que ha generado muchas críticas y sospechas.

Uno de sus críticos es el Arzobispo Carlo Maria Vigano, Ex Nuncio Apostólico de EE. UU. quien sostiene que el  ‘Gran Reseteo’ (Great Reset) es impulsado por una élite que quiere someter a toda la humanidad, imponiendo medidas coercitivas con las que limitará drásticamente las libertades de las personas y los pueblos.

En sus observaciones Vigano destaca un estado de crisis generalizado en el que son amenazados principios e instituciones que han sido bases de la cultura humana. 

“Diariamente percibimos que se multiplican los ataques de aquellos que quieren destruir la base misma de la sociedad: la familia natural, el respeto a la vida humana, el amor a la patria, la libertad de educación y de negocios”, señaló Vigano.

José Hermosa – BLes.com