Nombre en chino: 李桂月
Género: Femenino
Edad: 52 años
Ciudad: Condado de Yilan
Provincia: Heilongjiang
Ocupación: N/A
Fecha de la muerte: 6 de agosto de 2021
Fecha de la última detención: 16 de mayo de 2015
Lugar de detención más reciente: Prisión de Mujeres de la Provincia de Heilongjiang

Tras pasar por múltiples detenciones, intensos trabajos forzados, encarcelamiento y horribles torturas por su fe en Falun Gong, la señora Li Guiyue, residente en el condado de Yilan, provincia de Heilongjiang, falleció el 6 de agosto de 2021. Tenía 52 años.

Li Guiyue en sus años de juventud
Li Guiyue después de sufrir la persecución

Falun Gong, también llamado Falun Dafa, fue presentado por primera vez al público en mayo de 1992 por el Sr. Li Hongzhi. En los siete años siguientes, atrajo a más de cien millones de seguidores solo en China por sus beneficios para la salud y su orientación espiritual. Temeroso de la creciente popularidad de la práctica, el Partido Comunista Chino (PCCh) lanzó una campaña nacional contra Falun Gong en julio de 1999.

Al igual que cientos de miles de practicantes de Falun Gong de toda China, la Sra. Li fue a Beijing en dos ocasiones en el año 2000 para hacer un llamamiento a favor de la práctica y solicitar su derecho a la libertad de creencia. Fue detenida, golpeada y condenada a un año de trabajos forzados.

Mientras cumplía su condena en el notorio Campo de Trabajos Forzados de Wanjia, fue sometida a intensos lavados de cerebro, trabajos forzados, confinamiento en solitario y palizas. Como práctica habitual del sistema chino de trabajos forzados, que posteriormente fue abolido en 2013, se la obligó a realizar intensos trabajos de fabricación de palillos y diversos productos que se exportaban a países asiáticos como Japón y Corea.

Las mujeres practicantes de Falun Gong en el Campo de Trabajos Forzados de Wanjia que se negaban a renunciar a sus creencias eran enviadas a pabellones masculinos y golpeadas por reclusos criminales. La Sra. Li también recordó un incidente en el que los guardias decidieron enviarla sola a un pabellón masculino, lo que la sometió potencialmente a una violación en grupo. Este no fue en absoluto un caso aislado, ya que se ha informado de que esta práctica de enviar a las mujeres practicantes a las celdas de los delincuentes masculinos para que sean violadas en grupo ha tenido lugar en otros centros de detención y campos de trabajo de China.

Por difundir la verdad sobre Falun Gong y la persecución ilegal, fue el objetivo de las autoridades locales desde 2010 hasta 2015. Fue arrestada, detenida y su casa fue saqueada. Tuvo que abandonar su ciudad natal para evitar más persecuciones.

Después de presenciar el saqueo de su casa por parte de la policía en marzo de 2012, el anciano padre de Li experimentó dificultad para respirar y fue trasladado al hospital al día siguiente. Finalmente falleció mientras la Sra. Li vivía fuera de casa. La muerte de su padre debido a la persecución contra su fe y el hecho de no haber podido estar presente en sus últimos días se convirtieron en los dos mayores remordimientos que la persiguieron durante el resto de su vida.

En mayo de 2015, fue detenida en la ciudad de Jiamusi, provincia de Heilongjiang, por repartir volantes informativos sobre Falun Gong y fue condenada a cinco años de prisión. En la Prisión de Mujeres de Heilongjiang, la golpearon sistemáticamente, la obligaron a sentarse en un pequeño taburete durante largos periodos de tiempo, la insultaron y la maltrataron verbalmente a diario.

La Sra. Li estaba demacrada y casi irreconocible cuando fue liberada el 16 de mayo de 2020. Sufría dolores corporales, debilidad muscular, somnolencia y pérdida de apetito.

Durante un año después de salir de la prisión, a veces se despertaba de repente en medio de la noche, temblando de miedo mientras murmuraba para sí. A veces se negaba a comer con su familia, pero llevaba su cuenco a un lado, se ponía en cuclillas en el suelo y comía tranquilamente con la cabeza baja. A menudo se decía: “¡Me pegan todos los días! Me pegan todos los días”. Asustada y nerviosa, no podía evitar mirar constantemente a su alrededor y sus ojos estaban llenos de miedo y tristeza. Su familia sospechaba que le habían administrado drogas desconocidas durante su estancia en la prisión, lo que le había causado daños irreparables en su salud física y mental.

Después de luchar contra su mala salud durante un año, la Sra. Li falleció el 6 de agosto de 2021. Tenía 52 años.

Por un corresponsal de Minghui en la provincia de Heilongjiang, China

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.