Tras el cese al fuego bilateral entre Israel y Hamas, China se puso manos a la obra y anunció multimillonarias ayudas al grupo terrorista a recomponer su armamento en la Franja de Gaza. Hamas, a pesar de ser musulmán, no se pronunció sobre el genocidio uigur en China.

Tras la firma del cese al fuego entre Israel y la organización terrorista ultra-islámica HamasChina encontró un nuevo aliado en Palestina, que a su vez es un nuevo enfoque para posicionarse en Medio Oriente contra Estados Unidos, que tiene como principal aliado a Israel. 

Pekín no tardó en celebrar oficialmente el alto al fuego, pero sorprendentemente no se quedó en palabras, ya que anunció el envío de un millón de dólares en ayuda de emergencia al gobierno gazatí y otro millón adicional a la sección de la ONU para la zona, además de que llamó a la comunidad internacional a “tender la mano” a la Franja de Gaza. 

Le recomendamos: “Es demoníaco”: La ADVERTENCIA de una monja sobre el OSCURO plan del Papa Francisco

Ad will display in 09 seconds

A pesar de que supuestamente el envío inicial en ayuda al gobierno gazatí debería ser destinado a la reconstrucción de infraestructuras dañadas y a la compra de suministros para el pueblo, es de público conocimiento y se pudo ver en experiencias pasadas que al Hamas controlar el propio gobierno, no tendrá dificultades en desviar todos o la mayoría de los fondos hasta su rama armada.

A su vez, el gobierno comunista regido por el Partido Comunista Chino proporcionará a los islamistas radicales de Hamas, aliados a Irán, 200.000 dosis de la vacuna contra el coronavirus producida por los laboratorios nacionales. 

El fin de las hostilidades bilaterales se hizo efectivo a partir del viernes 21 de mayo a las 2 de la madrugada, y hasta el momento no fue interrumpido.

Fuente: derechadiario.com.ar