Redacción BLes – El pasado 24 de abril desde el Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copérnico de la Unión Europea (CAMS por sus siglas en inglés), se informó que el agujero en la capa de ozono que se encontraba sobre el Ártico se cerró por completo.

El ozono es un componente que se genera en la atmósfera y se encarga de proteger la vida en la tierra de la radiación ultravioleta que produce el sol, este manto de gas atmosférico se ubica en la estratosfera, a una altitud de entre 10 y 50 kilómetros. 

Pese a que muchas personas asociaron la latente recuperación que ha venido mostrando la capa de ozono con las medidas de aislamiento que diversos países han instaurado para contener el virus del PCCh (Partido Comunista chino) o coronavirus, los científicos insistieron en que ese no es el caso.

Según informó Live Science, el agujero más grande que se ha registrado en la capa de ozono del polo norte se formó a finales de marzo y para entonces hubo una inusual actividad de vientos helados que duró varias semanas y condujo a una formación de nubes estratosféricas polares que se mezclaron con agentes químicos causados por el hombre, llevando finalmente al debilitamiento de la capa de ozono.

El masivo agujero que se terminó formando tenía tres veces el tamaño de Groenlandia, lo que lo convierte en un fenómeno “sin precedentes”, según la Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas en inglés).

Esto debido a que en el polo norte los vórtices polares son comparativamente más débiles que los que se generan en el polo sur, por lo tanto no existen las condiciones atmosféricas que eliminan los gases de ozono.

Los investigadores de la ESA señalaron que si bien un agujero se abre cada otoño sobre el polo sur, las condiciones que favorecen a su formación son mucho más extrañas en el hemisferio norte.

Martins Demeris, investigador atmosférico del Centro Aeroespacial Alemán, declaró a la revista Nature que “esta es la primera vez que puedes hablar sobre un verdadero agujero de ozono en el Ártico”.

Por su parte los investigadores de CAMS, indicaron que a finales de la semana pasada el vórtice polar se dividió, creando así una vía para que el aire rico en ozono regresara al área sobre el polo norte.

El agujero que se presenta cada año en el polo sur y que ha existido durante aproximadamente cuatro décadas continuará siendo una realidad estacional, aunque los científicos son optimistas de que dicho fenómeno puede estar comenzando a cambiar, según señaló Live Science.

De acuerdo a una evaluación realizada por la Organización Meteorológica Mundial, el agujero de ozono en la Antártida ha venido mostrando una reducción del 1 al 3 por ciento por década desde el año 2000.

Te puede interesar: La Verdad, Benevolencia, Tolerancia siempre prevalecerá en el corazón del hombre

videoinfo__video2.bles.com||a2a9491f3__

Ad will display in 09 seconds
Temas: Categorías: Ciencia Mundo