Tres semanas después del “Día de la Libertad”, los casos de COVID en el Reino Unido siguen disminuyendo.

El domingo 18 de julio, la gente de todo el Reino Unido celebró cuando el reloj dio la medianoche. Era el “día de la libertad“.

Con el 87% de los residentes vacunados, al menos parcialmente, el gobierno levantaba las restricciones restantes. Ya no sería obligatorio el uso de máscaras ni el distanciamiento social en Inglaterra.

“Queremos que la gente recupere sus libertades como pueda hoy”, dijo el Primer Ministro Boris Johnson.

Associated Press informó de que, por primera vez en casi 18 meses, se permitió la apertura de clubes nocturnos “y desde Londres hasta Liverpool, miles de personas bailaron toda la noche en las fiestas del ‘Día de la Libertad’ que comenzaron a medianoche”.

Una imprudente “libertad para todos”

La decisión del gobierno de Johnson no estuvo exenta de polémica.

CNN la describió como una “enorme apuesta”, mientras que el líder del Partido Laborista, Keir Starmer, criticó la medida como “una temeraria batalla campal”. Neil Ferguson, profesor de biología matemática del Imperial College de Londres, dijo que era “casi inevitable” que la decisión provocara 100.000 casos diarios y mil hospitalizaciones al día, a pesar de la presencia de vacunas.

“La verdadera cuestión es si llegamos a duplicar esa cifra o incluso más”, dijo Ferguson a la BBC. “Y ahí es donde la bola de cristal empieza a fallar. Podríamos llegar a 2.000 hospitalizaciones al día, 200.000 casos al día, pero es mucho menos seguro”.

En ese momento, los casos diarios eran aproximadamente 45.000, lo que significaba que Ferguson predecía que era “casi inevitable” que los casos se duplicaran.

Los verdaderos resultados

Cuando llegó el Día de la Libertad, Reuters señaló que la ocasión se vio empañada por el “aumento de casos” y el caos. La AP tenía una opinión sorprendentemente similar.

Sin embargo, semanas después, tenemos abundantes pruebas empíricas que demuestran que los pronosticadores se equivocaron una vez más. Los casos no se duplicaron ni cuadruplicaron como había predicho Ferguson. Tampoco se produjo una “oleada” de casos, como muchos habían advertido.

Por el contrario, los casos disminuyeron mucho.

El 8 de agosto, el promedio móvil de 7 días de casos de COVID se situaba en algo menos de 27.000. Esto supone un descenso del 40% respecto a la situación existente, cuando se levantaron las restricciones. Una vez más, esto no fue lo que se predijo.

“Sobre la base de la propagación de la variante Delta y la decisión del gobierno del Reino Unido de levantar todas las restricciones legales a la movilidad individual, la mezcla y la adhesión a las intervenciones no farmacéuticas, esperábamos que las nuevas infecciones por COVID-19 aumentaran de forma muy pronunciada”, dijo David Mackie, economista de JPMorgan.

Ocurrió lo contrario y Mackie admitió que no estaba claro el motivo.

También le recomendamos: Lo que no te contaron de la megafiesta de Obama (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

“Las posibles explicaciones adicionales son un efecto meteorológico estacional y un efecto de llegada temprana de las vacaciones escolares”, dijo Mackie. “Pero es difícil explicar completamente el dramático colapso de las nuevas infecciones”.

También Ferguson admitió que su predicción era errónea. (Y muchos lectores probablemente recuerden que ésta no es la primera vez que la tan citada “bola de cristal” de Ferguson resulta ser tremendamente inexacta).

Otros, sin embargo, simplemente no podían creer que los casos se redujeran después de que se anularan las mitigaciones establecidas por el gobierno. Sugirieron que las cifras eran inexactas.

“El descenso es mucho más rápido de lo que habíamos visto en oleadas anteriores”, dijo el profesor Tim Spector, del King’s College de Londres. “Incluso después de los cierres nacionales completos, lo que deja en duda la exactitud del recuento oficial”.

El pésimo historial de restricciones

La respuesta de Spector es casi un ejemplo de manual de disonancia cognitiva. Al igual que algunas personas no pueden convencerse de que el Monstruo del Lago Ness o los OVNIs no existen realmente -independientemente de las pruebas que se les presenten-, algunos defensores de los esfuerzos de mitigación del COVID parecen no poder aceptar que las restricciones gubernamentales no consiguen los resultados previstos.

Sin embargo, incluso antes del experimento más reciente del Reino Unido, disponíamos de abundantes pruebas que demostraban que las intervenciones gubernamentales -aunque a menudo perjudiciales para el bienestar económico y mental- hacían poco o nada por frenar la propagación del virus.

“Debemos reconocer que las restricciones no son tan eficaces en los países occidentales”, afirma Youyang Gu, ingeniero formado en el MIT y científico de datos. “Es interesante que algunos expertos prefieran cuestionar la exactitud de los datos antes que reconocer esta realidad”.

En efecto, es interesante; pero no es nada sorprendente.

En su gran obra La Fatal Arrogancia, F.A. Hayek señalaba que mucha gente simplemente no puede entender que la toma de decisiones local pueda conducir a resultados más eficientes que la planificación central.

“La curiosa tarea de la economía es demostrarle a los hombres lo poco que saben realmente sobre lo que imaginan que pueden diseñar”, observó el economista ganador del Premio Nobel. “Para la mente ingenua que sólo puede concebir el orden como el producto de una disposición deliberada, puede parecer absurdo que en condiciones complejas el orden y la adaptación a lo desconocido, pueda lograrse más eficazmente mediante la descentralización de las decisiones y que una división de la autoridad amplíe en realidad la posibilidad de un orden general”.

Los recientes acontecimientos en el Reino Unido son una prueba más de que la forma más rápida de acabar con la pandemia es remover la toma de decisiones de los políticos y los burócratas y devolverla a donde corresponde: a los individuos.

Jon Miltimore – Fee.org.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.