Redacción BLes– El ministro de Relaciones Exteriores de Canadá, François-Philippe Champagne, se reunió con su homólogo chino, el consejero de estado Wang Yi, en Roma el martes. En una reunión de más de 90 minutos, Champagne instó a Beijing a liberar a dos ciudadanos canadienses que se encuentran detenidos en China desde principios de 2019 y acusados recién en junio de este año, por supuesto espionaje.

Los lazos entre los dos países se encuentran bastante deteriorados luego de que en diciembre de 2018 la policía canadiense detuviera a Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei Technologies, con una orden de extradición de Estados Unidos.

Tal como informó Reuters, poco después de la detención de Wanzhou, el régimen chino arrestó a los canadienses Michael Spavor y Michael Kovrig y los acusó de espionaje. Como consecuencia, el régimen también bloqueó las importaciones de algunas semillas de canola.

“El ministro Champagne reiteró nuevamente que los casos de Michael Kovrig y Michael Spavor siguen siendo una prioridad máxima … y que Canadá sigue pidiendo a China que libere de inmediato a ambos hombres”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado. 

Por su lado, el portavoz de Ministerio de Relaciones Exteriores del régimen chino (MFAPRC), Zhao Lijian, dijo en una conferencia de prensa publicada en la página oficial del Ministerio con respecto a Michael Kovrig y Michael Spavor, que sus detenciones se llevaron a cabo siguiendo las normativas legales oportunas, y en todas sus conversaciones con los representantes canadienses se les ha dejado muy claro que Canadá debe respetar la soberanía judicial china.

El portavoz del régimen también dio a entender que las relaciones bilaterales con Canadá no están bien y culpó a los norteamericanos por eso. En tono amenazante Lijian dijo: “La parte canadiense es muy consciente del meollo del problema. Debería tomar medidas inmediatas y efectivas para corregir los errores y crear las condiciones para que las relaciones bilaterales vuelvan al camino correcto”.

El mes pasado, Canadá suspendió su tratado de extradición con Hong Kong luego de la nueva legislación de seguridad nacional china, y dijo que impulsará la inmigración desde la ex colonia británica abriéndole sus puertas.

Si bien Lijian no fue concreto en su discurso y no determinó con exactitud el motivo de su descontento hacia Canadá, se podría suponer que las molestias se deben tanto a la detención de Meng de Huawei como a la actitud de Canadá de suspender el tratado de extradición, en muestra de desacuerdo frente a la nueva ley de Seguridad impuesta por el régimen chino, además por su ofrecimiento para permitir el ingreso de ciudadanos hongkoneses.

Andrés Vacca – BLes.com