Redacción BLesVarios países han suspendido la vacuna AstraZeneca por registrar severos efectos adversos en un porcentaje elevado de pacientes. Dinamarca, Islandia y Noruega ya habían anunciado el jueves la suspensión de la vacuna y el viernes se sumaron Bulgaria y Tailandia a una extensa lista.

Bulgaria suspendió el viernes el uso de la vacuna COVID-19 de AstraZeneca para combatir el virus PCCh, mientras investiga la muerte repentina de una mujer que recibió la vacuna esta semana.

El primer ministro Boyko Borissov ordenó en una reunión de gabinete que la inmunización con esta vacuna se suspenderá hasta que la Agencia Europea de Medicamentos emita una declaración escrita dando garantías de seguridad.

De este modo Bulgaria se convierte en el décimo país europeo en suspender la vacunación con la droga de AstraZeneca-Oxford tras los informes de coágulos de sangre en algunas personas después de su aplicación.

Este viernes también Tailandia retrasó el lanzamiento de la vacuna contra el virus PCCh de AstraZeneca, argumentando  preocupaciones sobre las personas que recibieron la inyección y desarrollaron coágulos de sangre.

Se suponía que Tailandia comenzaría su campaña de vacunación contra AstraZeneca hoy, vacunando al primer ministro Prayut Chan-o-cha y a los funcionarios de su gabinete. 

Pero, según reportó el Post, los funcionarios tailandeses retrasaron la campaña de la vacuna para esperar los resultados de una investigación de seguridad en Europa por parte de la Agencia Europea de Medicamentos, donde varias personas que recibieron la vacuna de AstraZeneca tuvieron efectos graves y algunos incluso fatales.

Le recomendamos:

Tailandia recibió 117.300 dosis importadas de la vacuna AstraZeneca la semana pasada, pero el país ha comprado un suministro total de 61 millones de dosis, muchas de las cuales serán producidas localmente por una empresa propiedad del rey de Tailandia.

Los reguladores de EE. UU. Aún no han autorizado la vacuna AstraZeneca, argumentando que hasta el momento no se conocen los resultados de los ensayos en humanos a gran escala. 

Como era de esperar, AstraZeneca en un comunicado publicado el jueves, indicó que la seguridad del paciente es su “máxima prioridad”. Y agregó que “la seguridad de la vacuna ha sido profundamente estudiada en ensayos clínicos de fase III”.

Hasta ahora, las vacunas contra el virus PCCh en uso en los Estados Unidos o Europa se han considerado “seguras”, sin embargo fuentes como la de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por la sigla en inglés), informaban el 11 de febrero que el número de muertos entre quienes fueron vacunados contra el virus PCCh en Estados Unidos asciende a 1.170, en menos de dos meses desde que se comenzó a recibir los reportes voluntarios.

Andrés Vacca– BLes.com