Pretender silenciar a los diputados y senadores brasileros fue la última muestra internacional de la censura del régimen comunista chino, que está bajo el escrutinio mundial por su falta de transparencia en el manejo del coronavirus.

Brasil, con más de 212 millones de habitantes, es hoy el segundo país con más diagnósticos de COVID-19 reportados en el mundo, 394 507, de los cuales cerca de la mitad, 158 593 se han recuperado y 24 593 han muerto (alrededor de 7 %).

En medio de la pandemia que se desató en Wuhan y se extendió al mundo luego de que el régimen persiguió a los médicos y periodistas que lo advirtieron mediante censura, detención y desapariciones, la embajada de China en Brasil envió una carta donde recomendó el silencio de los parlamentarios brasileños con respecto a la toma de posesión de la presidente de Taiwán.

Eduardo Bolsonaro, el diputado con más votos en la historia de Brasil, hijo del presidente Jair Bolsonaro, además de felicitar a la presidente, destacó a Taiwán como ejemplo de eficiencia en el combate de la pandemia.

Hizo eco del diputado oficialista brasilero Paulo Eduardo Martins, quien llama «afrenta» a la carta de la embajada, y tilda de «dictadura» al régimen.

Se viralizó en las redes sociales de Brasil el «hashtag» #VivaTaiwan, luego que el congresista Paulo Eduardo Martins expuso la carta enviada por la embajada china. La repercusión fue tan amplia que incluso llegó a la presidente de Taiwán quien mediante Twitter respondió:

“Gracias a todos nuestros amigos en Brasil por las felicitaciones. Espero que todos estén seguros y saludables».

Días atrás, en un discurso sobre la toma de posesión de su segundo y último mandato, la presidente dijo que el régimen democrático taiwanés nunca aceptará ser dominado por Pekín.

Con más de 23 millones de habitantes Taiwán tiene apenas 441 de diagnosticados, solo 7 muertos y ya más de 419 recuperados por el COVID-19. El éxito de esta pequeña nación resulta incómodo para China que no reconoce su independencia, por tanto, tampoco la ONU ni la OMS. Por ello busca silenciarla, al igual que a sus simpatizantes.

Pese a las advertencias de Taiwán sobre la rápida propagación del virus, la cercanía política e ideológica entre la Organización Mundial de la Salud y el Partido Comunista de China hizo ignorar a la nación que mejor ha manejado la pandemia, precisamente gracias a la prevención. Pues la OMS no considera a Taiwán como una nación sino como parte de China, así lo expuso el alto funcionario Bruce Aylward en entrevista con la Radio y Televisión de Hong Kong.

Hong Kong, número dos en el índice de libertad económica en el mundo, también se ha destacado en su labor contra la pandemia del coronavirus. Tiene solo 4 víctimas fatales y 1 067 de sus 1 034 contagiados ya se ha recuperado. Pero el éxito de ambas naciones ha sido y es ignorada por la OMS.

Actualmente Hong Kong está en manifestaciones contra el régimen comunista. Por ello, la presidente de Taiwán manifestó su respaldo a sus «compañeros en democracia» y afirmó su solidaridad con Hong Kong.

Las secuelas de la pandemia del corovonavirus están empujando a las naciones del mundo a revaluar sus relaciones diplomáticas, ya China ha hablado de una posible guerra fría con EE.UU., dado que EE.UU. ha reiterado la culpabilidad de China en la propagación del virus, dada la censura contra médicos y científicos, como el laboratorio de Shanghai que fue cerrado luego de descubrir el genoma del coronavirus.

El presidente Donald Trump ha acusado a la OMS de ser China-céntrica, ya que en lugar de escuchar y publicar las investigaciones de expertos en inmunología y prevención, la OMS ha basado sus publicaciones en lo dicho por el régimen que los reprime.

Por eso ahora Brasil ha dejado en claro tanto en el fuero político como el civil que no será cómplice del régimen comunista, sino de las naciones libres que se enfrentan a ellos, como Taiwán.

Fuente: Panam Post.

Categorías: China Mundo