Redacción BLes –El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue dado de alta este miércoles 5 de enero luego de estar dos días internado por una obstrucción en los intestinos, secuela de la puñalada que recibió en 2018 en un intento de asesinato por parte de un fanático socialista.

Bolsonaro utilizó su cuenta de Twitter para avisar a sus seguidores que estaba saliendo del hospital y agradeciendo a todos por su apoyo.

“Recibiendo el alta ahora.

Gracias a todos.

Puedo hacer todo a través de Él que me fortalece”, escribió Bolsonaro haciendo referencia a una enseñanza de la Biblia.

Bolsonaro se encontraba en Santa Catarina cuando tuvo que ser trasladado e internado de emergencia el lunes temprano en Sao Pablo por un dolor intenso en el abdomen.

Reportes médicos iniciales hablaban de una posible intervención quirúrgica pero los médicos lograron despejar la obstrucción con una sonda nasogástrica el martes, según The Guardian.

El presidente de Brasil se recuperó rápidamente con la ayuda de una dieta líquida y los médicos quitaron la sonda como resultado.

No es la segunda vez que Bolsonaro tiene que ser internado con síntomas similares.

En 2018 el entonces candidato a presidente recibió una puñalada en el abdomen mientras estaba en campaña con sus seguidores en Mina Gerais en lo que fue un intento de asesinato de un fanático socialista que dijo que ‘Dios le ordenó’ matar a Bolsonaro.

La puñalada dejó heridas considerables en sus intestinos que tuvieron que ser operados y dejaron heridas que le complican procesar ciertas comidas.

En declaraciones al diario paulista Estadao, el doctor Marcelo Borba, experto en medicina intestinal, explicó que gran parte del problema se debe a las cicatrices en el intestino en los lugares donde los cirujanos repararon inicialmente los daños del apuñalamiento.

“Tiene estas abrasiones porque fue muy manipulado previamente con cirugías interabdominales”, dijo Borba al periódico. “En estos casos, hay que mantener una determinada dieta, por ejemplo, evitar alimentos que puedan fermentar, como la leche, o que sean demasiado fibrosos y difíciles de digerir, por ejemplo, las verduras y las legumbres”.

Borba también dijo que lo mejor es no volver a operar en la zona porque con más cirugías los intestinos perderán la habilidad de procesar la comida.

Sumado a esto, debido a la apretada agenda del presidente, muchas veces no le es posible mantener la dieta indicada o si quiera los horarios normales para comer lo que agrega más complicaciones a la condición dejaba por la puñalada.

Su hijo Flavio el senador de Río de Janeiro, explicó: “Las cosas suceden de manera dinámica y él necesita ir cambiando de horario, lo que hace difícil desayunar, almorzar, comer por la noche”, y añadió que su padre ya no “tiene el lujo de hacer muchas cosas que le gustaría”, como comer pastel, pizza o carne asada”.

Este año Bolsonaro termina su primer mandato y aseguró que se presentará para una segunda gestión.

Bolsonaro se ha ganado las críticas de los medios de comunicación por ser abiertamente cristiano, anticomunista y muy franco en su trato con la prensa.

Durante la conferencia anual de Naciones Unidas, fue noticia el año pasado cuando tuvo que comer literalmente en las calles de la ciudad de Nueva York porque no estaba vacunado.

En 2019 también se enfrentó con el presidente Macron de Francia cuando este dijo que los incendios en los bosques de la Amazonia eran una ‘crisis internacional’ y pidió que el G7 intervenga con ‘ayuda financiar’.

Bolsonaro se negó a recibir la ayuda bajo las condiciones presentadas por Macron diciendo que de ese modo, Brasil sería una colonia, mostrando su fuerte perfil nacionalista.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com

Temas:

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.