‘Estábamos al borde del socialismo’, dice Bolsonaro en su discurso en la ONU, “pero logramos salir y hoy Brasil se presenta con mayor libertad, democracia, prosperidad y paz”.

El presidente Jair Bolsonaro fue el primer jefe de Estado en abrir la 76° Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York, este martes 21, en un fuerte discurso en el que abordó una serie de temas, desde la pandemia del Covid-19 al medio ambiente, de la corrupción a la recuperación económica, Bolsonaro afirmó que “Brasil vive en nuevos tiempos”.

“Vengo aquí para mostrar un Brasil diferente a lo que se publica en los periódicos o se ve en la televisión. Brasil ha cambiado, y mucho, después de que asumimos el gobierno en enero de 2019”, dijo el presidente al comienzo del discurso. “Llevamos dos años y ocho meses sin ningún caso concreto de corrupción. Brasil tiene un presidente que cree en Dios, respeta la Constitución, valora a la familia y le debe lealtad a su pueblo”, destacó.

Según explicó, su victoria en las elecciones de 2018 representó la interrupción de un proyecto socialista en el país. “Estábamos al borde del socialismo. Nuestras empresas estatales perdieron miles de millones de dólares en el pasado y son rentables hoy. Ahora les presento un nuevo Brasil, con su credibilidad devuelta al mundo”, afirmó.

Mientras en el pasado se escuchaban aplausos y vitoreos cuando un presidente de un país históricamente empobrecido por el socialismo anunciaba que estaba llevando a cabo privatizaciones, esta vez hubo silencio ante las buenas noticias económicas de Bolsonaro, marcando un claro giro a la izquierda de la comunidad internacional en los últimos años.

“Tenemos todo lo que buscan los inversores: un gran mercado de consumidores, excelentes servicios, una tradición de respeto por los contratos y confianza en nuestro gobierno”, explicó Bolsonaro.

Medio ambiente

Siguiendo la línea que ya había presentado en su discurso en la Cumbre de Líderes sobre el Clima , en abril de este año, Bolsonaro dio un fuerte enfoque a los temas ambientales, pero promoviendo la propiedad privada como agente de cambio y no las regulaciones estatales.

De todos modos, aclaró que él no cambió ni una coma a la legislación de cuidado del medio ambiente que rige en Brasil hace años. “Ningún país del mundo tiene una legislación medioambiental tan completa como la nuestra. Nuestro Código Forestal debe servir de ejemplo para otros países”, dijo el presidente brasileño en la ONU.

“Solo en el bioma amazónico, el 84% de la selva está intacta, albergando la mayor biodiversidad del planeta”, continuó Bolsonaro. “En la Amazonía, tuvimos una reducción del 32% de emisiones en agosto, en comparación con agosto del año anterior. ¿Qué país del mundo tiene una política de preservación ambiental como la nuestra? Estás invitado a visitar el Amazonas”.

Este tema es de extrema importancia para Bolsonaro, ya que en el pasado mandatarios como Emmanuel Macron de Francia o Angela Merkel de Alemania habían sugerido que la Amazonia debería ser convertida en una Zona Internacional a cargo de la ONU, como se hizo con varias regiones de África, Bagdad y se trató de hacer al Canal de Suez en el pasado.

Pandemia

En su discurso, Bolsonaro habló sobre la pandemia del Covid-19 y se destacó como uno de los pocos mandatarios en el mundo que no violaron los derechos civiles de sus ciudadanos.

Responsabilizó a los alcaldes y gobernadores de Brasil por las medidas restrictivas que afectaron gravemente a la población. “La pandemia nos tomó a todos por sorpresa. Lamentamos todas las muertes ocurridas en Brasil y en el mundo. Siempre he defendido la lucha contra el virus y el desempleo, simultáneamente y con la misma responsabilidad”, dijo.

En cuanto a la vacunación, Bolsonaro destacó los avances de la campaña de inmunización en el país. “Todos los que eligieron vacunarse en Brasil pudieron hacerlo. Apoyamos la vacunación. Sin embargo, nuestro gobierno se ha opuesto al pasaporte sanitario o cualquier obligación relacionada con la vacunación”, aseguró.

Además, destacó la importancia de los tratamientos con medicamentos antivirales para los que eligen no vacunarse. “Apoyamos la autonomía del médico en la búsqueda de un tratamiento temprano, siguiendo la recomendación de nuestro Consejo Federal de Medicina”, explicó.

Afganistán y el Consejo de Seguridad

Jair Bolsonaro también aprovechó la oportunidad para defender la presencia de Brasil como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. “Apoyamos una reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, donde buscamos un asiento permanente”, dijo.

El presidente también citó la situación política en Afganistán. “El futuro de Afganistán también nos preocupa profundamente. Otorgaremos visas humanitarias a cristianos, mujeres, niños y jueces afganos”.

Manifestaciones

Los masivos actos de apoyo al gobierno brasileño, que llevaron a cientos de miles de brasileños a las calles el pasado 7 de septiembre, también fueron mencionados por Bolsonaro en su discurso. 

“El 7 de septiembre, día de nuestra Independencia, millones de brasileños salieron a las calles en la mayor manifestación de nuestra historia, para demostrar que no renuncian a la democracia, las libertades individuales y el apoyo a nuestro gobierno”, resaltó. 

“Tenemos a la familia tradicional como base de la civilización. La libertad del ser humano solo se completa con la libertad de culto y expresión”, dijo, ante las miradas atónitas de mandatarios de todo el mundo que están promoviendo la censura por la pandemia.

Y cerró: “Mi gobierno recuperó su credibilidad externa y, hoy, se presenta como uno de los mejores destinos para las inversiones. Es aquí, en esta Asamblea General, donde vislumbramos un mundo de mayor libertad, democracia, prosperidad y paz. Dios los bendiga a todos.”

Lee el discurso competo de Jair Bolsonaro:

“Señor Presidente de la Asamblea General, Abdullah Sharrid,

Señor Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres,

Jefes de Estado y de Gobierno y otros jefes de delegación,

Señoras y señores,

Es un honor volver a abrir la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Vengo aquí para mostrar un Brasil diferente a lo que se publica en los periódicos o se ve en la televisión.

Brasil ha cambiado, y mucho, después de que asumimos el gobierno en enero de 2019.

Llevamos 2 años y 8 meses sin ningún caso concreto de corrupción.

Brasil tiene un presidente que cree en Dios, respeta la Constitución y sus fuerzas armadas, valora a la familia y le debe lealtad a su pueblo.

Eso es mucho, es una base sólida, considerando que estábamos al borde del socialismo.

Nuestras empresas estatales tuvieron pérdidas de miles de millones de dólares, hoy son rentables.

Nuestro Banco de Desarrollo se utilizó para financiar obras en países comunistas, sin garantías. Quienes cumplen estos compromisos son los propios brasileños.

Todo eso ha cambiado. Les presento ahora un nuevo Brasil con su credibilidad ya recuperada.

Brasil tiene el programa de sociedades de inversión con el sector privado más grande de su historia. Programa que ya es una realidad y se encuentra en plena ejecución.

Hasta ahora, se han contratado US $ 100 mil millones en nuevas inversiones y se han recaudado US $ 23 mil millones en donaciones.

En el área de infraestructura, subastamos, para el sector privado, 34 aeropuertos y 29 terminales portuarias.

Ya hay más de $ 6 mil millones en contratos privados para nuevos ferrocarriles. Introdujimos el sistema de autorización ferroviaria, que acerca nuestro modelo al americano. En solo unos días, recibimos 14 solicitudes de permisos para nuevos ferrocarriles con casi $ 15 mil millones en inversiones privadas.

EN NUESTRO GOBIERNO FOMENTAMOS LA RESURRECCIÓN DEL MODAL FERROVIARIO.

Como resultado, menor consumo de combustibles fósiles y reducción de costos Brasil,

en particular para abaratar la producción de alimentos.

Se han logrado grandes avances en el área de saneamiento básico. La subasta más grande en la historia del sector se realizó en abril, con una concesión al sector privado de los servicios de distribución de agua y alcantarillado en Río de Janeiro.

Tenemos todo lo que buscan los inversores: un gran mercado de consumidores, excelentes activos, una tradición de respeto por los contratos y confianza en nuestro gobierno.

También anuncio que en los próximos días realizaremos una subasta para la implementación de la tecnología 5G en Brasil.

Nuestra agricultura moderna y sostenible con bajas emisiones de carbono alimenta a más de mil millones de personas en el mundo y utiliza solo el 8% del territorio nacional.

Ningún país del mundo tiene una legislación medioambiental tan completa.

Nuestro Código Forestal debe ser un ejemplo para otros países.

Brasil es un país de dimensión continental, con grandes desafíos ambientales.

Son 8,5 millones de kilómetros cuadrados, de los cuales el 66% son vegetación autóctona, la misma desde su descubrimiento en 1500.

Solo en el bioma del Amazonas, el 84% de la selva está intacta y alberga la mayor biodiversidad del planeta. Recuerde que la región amazónica es equivalente al área de toda Europa Occidental.

Anticipamos, de 2060 a 2050, el objetivo de lograr la neutralidad climática. Se duplicaron los recursos humanos y financieros, destinados al fortalecimiento de las agencias ambientales, con miras a eliminar la deforestación ilegal.

¡Y los resultados de esta importante acción ya han comenzado a aparecer!

En la Amazonía, tuvimos una reducción del 32% en la deforestación en el mes de agosto, en comparación con agosto del año anterior.

¿QUÉ PAÍS DEL MUNDO TIENE UNA POLÍTICA DE PRESERVACIÓN AMBIENTAL COMO LA NUESTRA?

¡Estás invitado a visitar nuestra Amazonía!

Brasil ya es un ejemplo en generación de energía con un 83% proveniente de fuentes renovables.

En la COP-26, buscaremos consenso sobre las reglas del mercado global de créditos de carbono. Esperamos que los países industrializados cumplan eficazmente con sus compromisos de financiación climática en volúmenes relevantes.

El futuro de los empleos verdes está en Brasil: energías renovables, agricultura sostenible, industria de bajas emisiones, saneamiento básico, tratamiento de residuos y turismo.

Ratificamos la Convención Interamericana contra el Racismo y Formas Conexas de Intolerancia.

Tenemos a la familia tradicional como fundamento de la civilización. Y la libertad humana solo se completa con la libertad de culto y expresión.

El 14% del territorio nacional, es decir, más de 110 millones de hectáreas, un área equivalente a Alemania y Francia juntas, se destina a reservas indígenas. En estas regiones, 600.000 indios viven en libertad y cada vez más quieren usar su tierra para la agricultura y otras actividades.

Brasil siempre ha participado en las misiones de paz de la ONU. De Suez al Congo, pasando por Haití y Líbano.

Nuestro país siempre ha acogido a los refugiados. En nuestra frontera con la vecina Venezuela, la Operación Bienvenida del Gobierno Federal ya ha recibido a 400.000 venezolanos desplazados por la grave crisis política y económica generada por la dictadura bolivariana.

El futuro de Afganistán también nos preocupa profundamente. Otorgaremos visas humanitarias a cristianos, mujeres, niños y jueces afganos.

En estos 20 años desde los ataques contra los Estados Unidos de América, el 11 de septiembre de 2001, reitero nuestro repudio al terrorismo en todas sus formas.

En 2022, volveremos a ocupar un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU. Agradezco a los 181 países, de un universo de 190, que confiaron en Brasil. Reflejo de una política exterior seria y responsable impulsada por nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores.

Apoyamos una reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, donde buscamos un asiento permanente.

La pandemia tomó a todos por sorpresa en 2020. Lamentamos todas las muertes ocurridas en Brasil y en el mundo.

Siempre he defendido la lucha contra el virus y el paro de forma simultánea y con la misma responsabilidad. Las medidas de aislamiento y bloqueo han dejado un legado de inflación, especialmente en los productos alimenticios de todo el mundo.

En Brasil, para atender a los más humildes, obligados a quedarse en casa por decisión de gobernadores y alcaldes y que perdieron sus ingresos, brindamos ayuda de emergencia de US $ 800 a 68 millones de personas en 2020.

Recuerdo que cerramos 2020, año de la pandemia, con más empleos formales que en diciembre de 2019, gracias a las acciones de nuestro gobierno con programas para mantener empleos e ingresos que nos costaron alrededor de US $ 40 mil millones.

Solo en los primeros 7 meses de este año, creamos aproximadamente 1.800.000 nuevos puestos de trabajo. También recuerdo que nuestro crecimiento para 2021 se estima en un 5%.

Hasta el momento, el Gobierno Federal ha distribuido más de 260 millones de dosis de vacunas y más de 140 millones de brasileños ya han recibido al menos la primera dosis, que representa casi el 90% de la población adulta. El 80% de la población indígena también ha sido completamente vacunada. Hasta noviembre, todos los que eligieron vacunarse en Brasil serán asistidos.

Apoyamos la vacunación, sin embargo nuestro gobierno se ha opuesto al pasaporte sanitario o cualquier obligación relacionada con la vacunación.

Desde el inicio de la pandemia, hemos apoyado la autonomía del médico para buscar tratamiento temprano, siguiendo la recomendación de nuestro Consejo Federal de Medicina.

Yo mismo fui uno de los que se sometieron al tratamiento inicial. Respetamos la relación médico-paciente a la hora de decidir el medicamento que se utilizará y su uso no indicado en la etiqueta.

No entendemos por qué muchos países, junto con gran parte de los medios de comunicación, se opusieron al tratamiento inicial.

La historia y la ciencia sabrán responsabilizar a todos.

El 7 de septiembre, fecha de nuestra Independencia, millones de brasileños, de manera pacífica y patriótica, salieron a las calles, en la mayor manifestación de nuestra historia, para mostrar que no renuncian a la democracia, las libertades individuales y el apoyo a nuestra Gobierno.

Como se muestra, Brasil vive en nuevos tiempos. En la economía, tenemos uno de los mejores desempeños entre los países emergentes.

Mi gobierno recuperó su credibilidad externa y, hoy, se presenta como uno de los mejores destinos para las inversiones.

Es aquí, en esta Asamblea General, donde vislumbramos un mundo de mayor libertad, democracia, prosperidad y paz.

Dios los bendiga a todos.”

Fuente: derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.