Redacción BLes– El jet Boeing 737 Max podría estar transitando por los cielos de Europa luego de que sea autorizado por la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA), lo que podría ocurrir la semana próxima.

Tras casi dos años de suspensión las naves de origen estadounidense serán autorizadas para el transporte de pasajeros, que les fue suspendido a causa de dos trágicos accidentes, uno en Indonesia y otro en Etiopía en los que murieron 346 personas en el 2018 y el 2019, informó The Guardian el 19 de enero.

“Seguimos trabajando con la EASA, otros reguladores globales y nuestros clientes para que los 737-8 y 737-9 vuelvan a funcionar con seguridad en todo el mundo”, declaró un vocero del gigante de la fabricación de aviones Boeing. 

Cerca de 20 funcionarios de la EASA gestionaron la recertificación del 737 Max durante los últimos dos años. 

A causa de las demoledoras fallas presentadas por las naves se expidieron nuevos protocolos, por lo que es muy probable que las próximas certificaciones sean más minuciosas y lentas, en un intento por asegurar la seguridad de los viajeros.

Por su parte el director ejecutivo de EASA, Patrick Ky, declaró que próximamente publicará el comunicado con la buena noticia para Boeing.

En este sentido la UE sigue a Estados Unidos y a Brasil, países que ya habían permitido la circulación de las aeronaves.

Le recomendamos:

videoinfo__video2.bles.com||3c74d33fc__

Ad will display in 09 seconds

Luego de una rigurosa inspección en busca de las causas de los accidentes se actualizó el software y se cambiaron el cableado y algunos componentes. También se capacitó a los pilotos para que se familiaricen con los cambios.

Uno de los más recientes compradores de este modelo de aeronave es la empresa irlandesa Ryanair.

Boeing reconoció en octubre de 2019 los errores de diseño que causaron los accidentes mortales. Sus pérdidas económicas superaron los 7 mil millones de dólares, luego de que unas 400 aeronaves fueran estacionadas en tierra.

También los controles de las certificaciones fueron deficientes. Un  informe señaló que la Administración Federal de Aviación (FAA), organismo estadounidense que dio el visto bueno al diseño de los 737 Max y al sistema automático MCAS, basó su decisión en suposiciones erradas.

Este sistema previene que la velocidad disminuya tanto como para que el avión se precipite a tierra.

Durante el accidente, las fallas de un sensor activaron el MCAS unas 30 veces siendo cada vez rectificadas por los pilotos hasta que finalmente perdieron el control de la aeronave, sin poder evitar el desastre.

José Hermosa – BLes.com