Redacción BLes – Un informe que publicó el 10 de julio Whale Alert, descrita a sí misma como el mayor proveedor de rastreo y análisis de blockchains (cadenas de bloques), en el sitio web Medium, arroja el dato de que se han producido estafas por un monto de más de 24 millones de dólares en lo que va del año 2020 utilizando Bitcoin, una moneda vitual cada vez más aceptada como “dinero”.

Whale Alert en conjunto con Scam Alert, han analizado cientos de miles de informes de diversas fuentes, visitado cientos de sitios web y juntaron datos de cientos de miles de direcciones de bitcoin para concluir que el “crypto crimen” paga, y muy bien.

Hay muchas formas de estafar, entre las más comunes están los giveaway, extorsiones sexuales, intercambios falsos, esquemas Ponzi. La misma página web de Bitcoin alerta a los usuarios sobre unas 15 formas en que uno puede ser estafado. 

Según el reporte, lo más grave es que los estafadores no corren ningún riesgo, mientras que las vidas de las personas que invierten son destruidas. 

“Solo hace falta un sitio web, una dirección de bitcoin y una buena cantidad de publicidad en You Tube”. En algunos casos, hay sitios web mal hechos, que incluso están llenos de errores ortográficos,  que han hecho hasta 1.5 millones en solo 6 meses y todavía están en funcionamiento”, dice el informe.

Whale Alert puede rastrear todas las transacciones de Bitcoin debido a que cada una de ellas queda registrada en un tipo de “libro contable” llamado blockchain aunque todas las transacciones son anónimas, lo cual da lugar a un sinfín de crímenes, desde lavado de dinero hasta financiación del terrorismo. 

Este mercado no está regulado por ningún gobierno o entidad bancaria y al ser una moda creciente, pues cada vez más comercios aceptan la moneda virtual, las formas de estafar a la gente también están evolucionando. Cuando antes probablemente era una sola persona estafando a la gente, ahora parece que hay un equipo de profesionales detrás.

Estafas más comunes

En los giveaway, u obsequios, los estafadores tratan de aprovecharse de las personas ofreciendo regalos gratuitos de bitcoins u otras monedas digitales a cambio de enviar una pequeña cantidad para registrarse, o proporcionando alguna información personal. De este modo, acumulan bitcoins en pequeñas cantidades hasta grandes cantidades. 

Otro método consiste en hacerse pasar por otra persona (impersonation). Esta modalidad ha probado ser muy difícil de detectar, dado que hoy en día se pueden crear cuentas falsas con fotos de personalidades, actores, o celebridades, y hasta que ellas mismas no denuncian públicamente que tal cuenta no les pertenece, muchas personas entran y realizan transacciones en dicha cuenta falsa. Con la famosa técnica del deepfake, hoy en día, se pueden grabar videos con las caras de otras personas y decir lo que uno quiere. 

Desde la eliminación del estándar de oro, manipular la economía con “corridas bancarias”, lavar dinero del narcotráfico o financiar actividades terroristas se ha vuelto relativamente fácil en este mundo digitalizado. Todo esto lleva a pensar que la amplia aceptación de una moneda virtual como “dinero” debería ser un motivo de preocupación para todos y no una moda.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes