Redacción BLes– El gobierno de Joe Biden quiere que el sistema judicial examine al máximo dirigente ruso por infringir las normas internacionales de guerra.

El presidente Biden propuso que su homólogo ruso comparezca ante un juicio internacional por crímenes de guerra. Un juez y un jurado escucharían las pruebas sobre el actual conflicto entre Rusia y Ucrania antes de dictar sentencia.

“Tenemos que reunir la información, tenemos que seguir proporcionando a Ucrania las armas que necesita para continuar la lucha, y tenemos que obtener todos los detalles para que esto pueda ser un verdadero … juicio de guerra”, dijo en una declaración.

A continuación, el presidente Biden utilizó las acusaciones de asesinatos masivos en la ciudad ucraniana de Bucha para acusar al presidente ruso Vladimir Putin de haber actuado mal.

“Quizá recuerden que me criticaron por llamar a Putin criminal de guerra. Pues bien, la verdad es que… es un criminal de guerra”, dijo.

“Este tipo es brutal y lo que está ocurriendo en Bucha es indignante, y todo el mundo lo ha visto”, añadió.

El portador del Despacho Oval cree que Rusia no se retirará a menos que esté económicamente aislada del resto del mundo.

“Voy a seguir añadiendo sanciones”, dijo.

Sin embargo, no quiso indicar qué podrían incluir estas nuevas medidas.

“Estoy buscando más sanciones, sí tendré tiempo de anunciárselas”, dijo. “Se lo haré saber”.

Anteriormente se negó a dar marcha atrás en la exigencia de la dimisión de Putin.

“No me estoy retractando de nada [y,] el hecho es que estaba expresando la indignación moral que sentía hacia la forma en que Putin está tratando, y las acciones de este hombre, simplemente la brutalidad de la misma”, dijo anteriormente.

“Quiero dejarlo claro: no estaba entonces, ni estoy ahora, articulando un cambio de política [y] estaba expresando la indignación moral que siento, y no me disculpo por ello”, añadió.

También aprovechó su visita oficial a Polonia para cuestionar la autoridad de Putin.

“Por el amor de Dios, este hombre no puede seguir en el poder”, dijo.

La Casa Blanca se distanció rápidamente de cualquier sugerencia de que el régimen ruso debía cambiar. El Kremlin replicó que los comentarios ofensivos eran “alarmantes”.

Richard Szabo  –Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.