Redacción BLes –Días  atrás, los medios informaron que el 19 de septiembre una formación de barcos de guerra de bandera china y rusa navegó en aguas territoriales estadounidenses cercanas a Alaska, en el mar de Bering.

El barco patrulla de la marina americana, un crucero de 127 metros llamado Kimball, descubrió que se trataba de tres barcos navales chinos y cuatro barcos navales rusos navegando a 138 kilómetros al norte de la isla Kiska en Alaska.

Durante el avistamiento, un avión Hércules C-130 prestó apoyo aéreo al Kimball.

Uno de los barcos chinos de la formación fue identificado como un destructor misilístico tipo 055 de construcción reciente. Tiene unos 180 metros de eslora y está diseñado para adoptar sistemas modernos de guerra aire-aire, antimisiles, antibuques y antisubmarinos. Se considera un de  más  modernos y poderosos de la armada china.

Los barcos se mantenían en formación junto al crucero chino, luego se dispersaron.

Nathan Moore, comandante del Distrito de la Guardia Costera Decimoséptima declaró:

“Si bien la formación ha operado de acuerdo con las reglas y normas internacionales, cumpliremos presencia con presencia para garantizar que no haya interrupciones en los intereses de EE. UU en el entorno marítimo alrededor de Alaska” 

 La Operación Frontier Sentinel exige cumplir con la “presencia con presencia” cuando los competidores estratégicos operan en aguas estadounidenses y sus alrededores.

El interés por el Ártico de parte de China y Rusia se hace más visible, como lo advirtió el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg hace un mes.

Rusia reabrió cientos de puestos militares de la época de la Unión Soviética en el Ártico y construyó otros nuevos, que incluyen aeródromos y puertos de aguas profundas.

China a su vez está planeando construir el rompehielos más grande del mundo.

Stoltenberg dijo:

“Beijing y Moscú también se comprometieron a intensificar la cooperación práctica en el Ártico. Esto forma parte de una asociación estratégica cada vez más profunda que desafía nuestros valores e intereses”

A comienzos de septiembre, Rusia y China lanzaron ejercicios militares a gran escala en el que participaron otros países aliados en el denominado Vostok 2022. Estos se desarrollaron en el extremo este de Rusia y en el mar de Japón con un despliegue de más de 50.000 soldados y 5.000 unidades de armas, incluidos 140 aviones y 60 buques de guerra.

India fue uno de los participantes en las maniobras, que a pesar de tener una postura fuerte con respecto a China, mantiene relaciones económicas y políticas buenas con Rusia.

El juego de buscar aliados

Las tensiones suben en el tablero de ajedrez mundial y se manifiestan en el ámbito diplomático y en el plano militar.

Ejercicios militares en el oceano Pacífico y en el mar de China se repiten en un esfuerzo por mostrar sus capacidades bélicas y mantener su postura.

El 26 de septiembre, frente a la costa este de la península de Corea, EEUU y Corea del Sur comenzaron una serie de simulacros que emplean a más de 20 barcos de la marina estadounidense y surcoreana, incluido el portaaviones nuclear USS Reagan, un crucero estadounidense y varios destructores surcoreanos y americanos. El ejercicio incluyó aviones de combate y helicópteros. 

El comunicado de la Armada Coreana dice que el objetivo de los cuatro días de ejercicios es el de demostrar” la poderosa determinación de los aliados para responder a las provocaciones de Corea del Norte” y mejorar su capacidad para realizar operaciones navales conjuntas.

Un día antes de las maniobras navales, Corea del Norte lanzó un misil balístico que se estrelló a 600 km frente a sus costas. Este tipo de arma tiene capacidad para cargar ojivas nucleares y tiene una gran capacidad de maniobra. 

Se esperan más lanzamientos como este, ya que Corea del Norte considera a los ejercicios americanos como una amenaza directa.

Al parecer no son los únicos preocupados en la zona.

La Administración de Seguridad Marítima de Liaoning, China, anunció a través de un informe de seguridad de navegación que desde las 4 pm del día 25 hasta las 4 pm del 2 de octubre, se llevarán a cabo misiones militares en la región norte del Mar de China Occidental, durante las cuales los barcos tienen prohibido entrar en el área de entrenamiento designada. Se desconocen los detalles de la misión militar.

Por décadas, Japón se ha visto amenazado por el Ejército Popular de Liberación de China, quien constantemente ha lanzado una serie de amenazas aéreas y con misiles hacia las fuerzas japonesas y americanas en suelo nipón.

Durante las maniobras militares chinas que simularon el bloqueo a Taiwán, el EPL disparó misiles que impactaron en aguas de la zona exclusiva económica japonesa, lo que llevó a la alianza Japón -EEUU a considerar una ampliación en las defensas contra ataques misilísticos y aéreos.

Recuperando amigos

En un esfuerzo por contrarrestar la influencia de China entre las islas del Pacífico, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, recibió en estos días en una Cumbre a líderes y representantes de Fiji, Islas Marshall, Micronesia, Palau, Papúa Nueva Guinea, Samoa, Islas Salomón, Tonga, Tuvalu, Islas Cook, Polinesia Francesa, Nueva Caledonia, Vanuatu y Nauru, Australia y Nueva Zelanda. Aunque la temática principal es la colaboración en la lucha contra el cambio climático, el coronavirus y el desarrollo económico, Biden quiere mostrar el compromiso con las islas del Pacífico para volver a ganar el peso en la región que EEUU fue perdiendo por falta de interés al término de la guerra fría, vacío que rápidamente aprovechó el régimen chino para ocupar.

Los planes para la cumbre se anunciaron al poco tiempo de que las Islas Salomón pidieran a Estados Unidos y Gran Bretaña no enviar buques de guerra a su territorio hasta revisar los procesos de aprobación. Las Islas Salomón firmaron en abril un nuevo pacto de seguridad con China, y tanto los americanos como los británicos están preocupados de que este pacto pueda llevar a la construcción de una base naval china a 2000 km de la costa australiana.

Con la guerra en Ucrania se demostró que en el campo de las arenas movedizas de la geopolítica las variables son numerosas y los amigos y enemigos cambian según el viento de los propios intereses. Rumores de discordancia entre Putin y Xi Jimping con respecto a esta guerra podrían cambiar el escenario mundial y definir otro futuro. 

Por Michael Mustapich – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.