Redacción BLes – Las autoridades de Hong Kong cancelaron a último momento la proyección al aire libre de la película Batman “The Dark Knight”, de 2008, alegando que el film era demasiado violento. Sin embargo, los internautas hongkoneses comentaron en redes sociales que los verdaderos motivos de la cancelación estarían relacionados con la ley de seguridad nacional de Hong Kong, impuesta por el partido comunista chino.

La proyección de la película de 2008 The Dark Knight estaba programada para el 27 de octubre y fue cancelada por una orden de la Oficina del Gobierno de Hong Kong para la Administración de Cine, Periódicos y Artículos, según un aviso que los organizadores. En su lugar, se proyectará Iron Man.

Según el gobierno de Hong Kong, la película The Dark Knight tenía “demasiada” violencia para una proyección al aire libre y “el nivel de violencia no es apropiado”.

Los informes de varios medios de comunicación, entre ellos, Bloomberg, señalaron que la cancelación del film se produjo por razones de seguridad nacional.

El 27 de octubre de 2021, la legislatura de Hong Kong aprobó un proyecto de ley que permite que el gobierno decida prohibir películas que hagan peligrar la “seguridad nacional”. La ley castiga con multas de hasta un millón de dólares a quienes proyecten películas contrarias a la ley de seguridad nacional.

Esta ley otorgó poderes al secretario jefe de la ciudad, miembro del Comité de Seguridad Nacional, para instruir a la Autoridad de Censura Cinematográfica a revocar las aprobaciones otorgadas, en cualquier momento, si cree que la presentación de una película amenaza la seguridad nacional.

También facultó a los inspectores con el poder de interrumpir en cualquier momento la proyección de una película, esto significa que cualquier inspector en Hong Kong puede entrar a una sala cinematográfica y suspender cualquier película.

Cuando el organismo de censura hongkonés cancela un film, esta decisión es irrevocable, ya que, usualmente, los motivos implican una supuesta violación o amenaza a la ley de seguridad nacional.

Desde la aprobación de la ley de seguridad nacional, las autoridades de Hong Kong han ejercido una censura rampante a cualquier película que amenace la “seguridad nacional”, según sus propios criterios.

El caso de The Dark Knight muestra la evolución de la situación de Hong Kong antes y después del PCCh. Algunas escenas de la película fueron filmadas en Hong Kong en 2007, y las autoridades colaboraron estrechamente con el equipo y el director del film, Christopher Nolan. “Las películas de estreno mundial también ayudarán a mostrar Hong Kong al público internacional. Estoy seguro de que Batman aumentará el perfil de Hong Kong y atraerá a más turistas”, dijo en ese entonces el Presidente del Consejo de Desarrollo Cinematográfico de Hong Kong, Jack So.

Cuando se le preguntó al secretario de Cultura, Deportes y Turismo de Hong Kong, Kevin Yeung, sobre el verdadero motivo de la cancelación del film y si este estaba relacionado con la ley de seguridad nacional, respondió que no tenía mucha información sobre el incidente, ya que acababa de enterarse por las noticias.

En agosto de este año, una película premiada fue retirada de un festival de cine por los organizadores. Losing Side of a Longed Place (El lado perdido de un lugar añorado) fue enviada a la Oficina de Administración de Películas, Periódicos y Artículos (OFNAA) para su aprobación. La respuesta de la oficina a los organizadores requería que se eliminara completamente una parte del film para que fuera autorizada.

La parte en cuestión —que dura menos de un segundo— mostraba pancartas en las que se leía “No olvides la intención original”. La escena también mostraba un paraguas amarillo y los caracteres “Quiero”, una aparente alusión a las pancartas de los campamentos de protesta durante una serie de manifestaciones ciudadanas de 2014 que decían “quiero el sufragio universal”.

Esas protestas dieron origen al “Movimiento de los paraguas”, que duró 79 días; miles de manifestantes ocuparon las calles en sitios clave para exigir el derecho de voto en las elecciones a la jefatura del gobierno de la ciudad.

Para requerir la eliminación de esta escena, la OFNAA citó una cláusula de la Ordenanza de Censura Cinematográfica que permite a las autoridades decidir la cancelación de una película si esta es “contraria a los intereses de la seguridad nacional”.

La libertad de expresión, una amenaza para el régimen del PCCh en Hong Kong

Estas medidas de censura se promulgaron luego de algunas películas estrenadas en 2018 y 2019 que retrataban las protestas de los ciudadanos de Hong Kong contra la nueva ley de seguridad nacional impuesta por el Partido Comunista Chino (PCCh).

Desde 2019, los hongkoneses salieron a las calles para defender sus libertades y protestar contra la nueva ley del PCCh, ya que la ley de seguridad nacional tenía como fin terminar con el status quo de Hong Kong como región independiente y con valores occidentales.

Uno de los reclamos principales de los ciudadanos era una propuesta de la ley de extradición que habría permitido al PCCh arrestar a cualquier sospechoso de delitos en Hong Kong y someterlo a juicio en los tribunales en la China comunista. Las marchas y protestas movilizaron a 7 millones de personas.

La represión y la violencia de la policía del PCCh se mostraron al mundo en las redes sociales y medios de comunicación.

Como resultado del hostigamiento y la persecución del PCCh, varios manifestantes perdieron la vida durante las protestas, o como consecuencia del acoso policial fuera de ellas. Una serie de sospechosos suicidios llamó la atención de la sociedad hongkonesa, ya que en su mayoría, eran jóvenes muy activos en las protestas contra la nueva ley.

Desde la aplicación de la nueva ley de seguridad nacional, más de 200 personas fueron arrestadas y acusadas por violar esta ley. En las fechas “sensibles” para el gobierno de Hong Kong, como la conmemoración de la masacre de Tiananmén, el número de arrestos aumentó considerablemente.

La libertad de prensa y de expresión se hundieron irreversiblemente desde 2020. Medios de comunicación, como el Apple Daily, estuvieron en la mira del gobierno hongkonés bajo el mando del PCCh. Dueños y empleados de los medios que denunciaban al PCCh o eran pro democracia sufrieron juicios y condenas a prisión por violar la ley de seguridad nacional y la legislación sobre sedición. Otros medios tuvieron que trasladarse a países limítrofes para evadir la censura y la persecución del PCCh.

Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.