Redacción BLes – El primer ministro australiano, Scott Morrison, anunció que invertirá 270.000 millones de dólares para reforzar militarmente a su país, ante las incursiones del régimen chino en la región Indo-Pacífico.

“El Indo-Pacífico es donde vivimos – y queremos un Indo-Pacífico abierto y soberano, libre de coerción y hegemonía”, expresó Morrison al anunciar la inversión, mencionando también las crecientes tensiones y conflictos en la región, de acuerdo con el medio australiano News.

Por su parte, el director del Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI), Peter Jennings, precisó aún más las causas de las perturbaciones a la seguridad regional.

“Cuando hablan del mal comportamiento que está ocurriendo en la región, la anexión de territorio, la coerción, la influencia de la política doméstica, el uso de los ciberataques – es realmente solo un país el que está haciendo eso a nivel industrial, y es la República Popular China”, concretó Jennings a ABC News.

Las armas a adquirir

El fondo presupuestado se aplicará a la guerra cibernética, los sistemas de vigilancia submarina, las redes de comunicación espacial y los misiles de ataque de alta potencia, cambiando fuertemente la estrategia sostenida hasta ahora por Australia para aumentar sustancialmente su capacidad de ataque.

Los misiles que quiere Morrison serían Anti-Navío de Largo Alcance AGM-158C (LRASM), lanzables desde tierra o desde el aire, con un alcance mayor a los 370 km.

Aunque no implican una amenaza para el territorio chino, sus ojivas explosivas de 450 kg amenazan a quien pretenda acercarse al territorio australiano o a los puestos de avanzada.

Estos misiles estaban restringidos en la región, excepto para el régimen chino, quien ahora rechaza la presencia de ellos, así lo expresó ante el interés de Estados Unidos por instalarlos.

“Si EE. UU. insiste en el despliegue, será una provocación a las puertas de China. China nunca se quedará de brazos cruzados y tomará todas las contramedidas necesarias”, amenazó el portavoz del Ministerio de Defensa chino, coronel Wu Qian, recientemente, según News.

La estrategia australiana

Para el analista del Lowy Institute, Sam Roggeveen, la estrategia australiana es fundamentalmente defensiva.

“El ascenso de China e Indonesia nos obliga a un enfoque defensivo, una ‘estrategia equidna’, si se quiere, que no es amenazante para los demás pero que puede perjudicarlos si se acercan demasiado”, explicó Roggeveen.

La inversión supera el 2% del PIB del país y se efectuará durante los próximos 10 años.

El Partido Comunista de China (PCCh) ha intervenido agresivamente los intereses de países como India, Nepal, Bhután, Vietnam, Malasia, Filipinas y Japón, intensificando las tensiones con ellos.

El régimen chino no dudó en tomar represalias contra Australia, porque esta solicitó una investigación independiente de los orígenes y evolución del virus PCCh (coronavirus) en territorio chino, dadas las aparentes irregularidades de aquel en su manejo.

Por su parte, el senador estadounidense Rick Scott urge a la unión entre Estados Unidos y sus aliados para contrarrestar la tendencia del PCCh a la “dominación mundial”.

“Debemos hacer esto juntos. Todas las democracias van a tener que decirse a sí mismas: ¿vamos a continuar apaciguando al Partido Comunista de China, que está claramente enfocado en la dominación mundial, ha tomado trabajos de las democracias de todo el mundo y ha robado tecnologías de todas ellas?”, cuestionó Scott.

La agresividad y los conflictos que el régimen chino ha suscitado en varias regiones del mundo no ha pasado desapercibida, y varios países preparan diversas estrategias para enfrentarla.

José Ignacio Hermosa – BLes

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds